Malvinas: piden la detención de 26 militares por torturar soldados

Jueves, 17 May, 2018

Un fiscal federal de Argentina requirió junto a la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad la detención de 26 militares para que sean interrogados por las torturas que sufrieron conscriptos argentinos durante la guerra de 1982 por la soberanía de las Islas Malvinas.

Dichos crímenes se enmarcan en los denominados de "lesa humanidad" y por dicho motivo la fiscalía federal argumentó sobre la obligación internacional del Estado argentino de investigar los hechos y solicitó una serie de medidas de prueba orientadas al esclarecimiento de la causa.

En la acción penal se investigan delitos cometidos en la isla Gran Malvina, "específicamente en el ámbito de la Fuerza de Tareas Yapeyú" que encabezaba el Regimiento de Infantería 5, dependiente de la III Brigada de Infantería, cuyo jefe era Parada. "Los hechos del caso constituyen crímenes contra la humanidad y, por esa razón, están alcanzados por una norma del derecho internacional (ius cogens) que desde tiempo antes de su comisión, establece la imprescriptibilidad de este tipo de delitos", indicó Rapoport en su pronunciamiento.

De esta manera, los militares castigaban las supuestas indisciplinas que generaban las penurias que sufría la tropa, principalmente la falta de abrigo y comida.

La denuncia fue radicada en 2007 con la presentación de las primeras 25 denuncias por parte de Pablo Vassel, entonces Secretario de Derechos Humanos de la provincia de Corrientes.

"Los soldados me manifestaron haber sido víctimas de torturas o testigos de torturas a sus camaradas y varios me referían la muerte por hambre de tres soldados correntinos", dijo hoy Vassel.

Información oficial fue aportada como prueba en 2015, a partir de informes militares que fueron desclasificados a través del decreto 503/2015 suscripto por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

De ese material desclasificado "surge una enorme cantidad de nuevos casos de tortura, porque por normativa militar todos los oficiales y suboficiales estaban obligados a hacer informes, y al regreso de Malvinas muchos de ellos hablaban de maltrato a la tropa, de los vejámenes", según el fiscal.