Banxico mantiene sin cambios su tasa de referencia

Viernes, 18 May, 2018

- En plena caída del peso frente al dólar y en medio de la incertidumbre de la conclusión de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Banco de México (Banxico) decidió mantener sin cambios la Tasa de Interés Interbancaria, ubicada en 7.50%.

En línea con lo esperado por la mayoría de analistas, el banco central dejó por segunda ocasión sin cambios su tasa de referencia, decisión similar a la que tomó la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos de no modificar sus tasas en su reunión del 2 de mayo pasado.

Sobre México, Banxico explicó que durante el primer trimestre de 2018 la actividad económica continuó mostrando una reactivación, lo mismo que las exportaciones y el consumo, aunque ésto último a un menor ritmo.

Sin embargo, el Banxico enfatizó que se prevé una economía que seguirá con un desempeño complejo, tanto en el ámbito externo como en el interno, lo que hace particularmente relevante que se impulse la adopción de medidas que propicien una mayor productividad, y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

En su tercer anuncio de política monetaria del año, el banco central destacó que la inflación general anual bajó, al pasar de 5.04 por ciento en marzo a 4.55 por ciento en abril pasado, luego de haber cerrado en 6.77 por ciento en 2017, su mayor nivel en 17 años.

En cuanto a la posición cíclica de la economía, las condiciones de holgura se mantuvieron estrechas.

"Las expectativas de inflación general para el cierre de 2018 disminuyeron de 4.09 a 3.98 por ciento de marzo a abril, mientras que las de mediano y largo plazos permanecieron alrededor de 3.50 por ciento", refirió el Banco de México en su comunicado.

Este escenario benigno se basa en un comportamiento ordenado del tipo de cambio, la ausencia de presiones provenientes del mercado laboral y que la inflación no subyacente (alimentos con alta volatilidad en sus precios) continúe con su tendencia a la baja en lo que resta de 2018 al ritmo previsto. Por otro lado, persiste el riesgo de enfrentar choques en los precios de los bienes agropecuarios y presiones al alza en los precios de algunos energéticos. En cuanto a los riesgos a la baja, destaca una posible apreciación de la moneda nacional en caso de un resultado favorable en las negociaciones del TLCAN.