Impactante hallazgo: huellas de animales, las más antiguas conocidas hasta ahora

Sábado, 09 Jun, 2018

La vida en la Tierra se originó hace millones de años, sin embargo, poder establecer una fecha exacta de cuándo habitaron los primeros animales era muy complicado, por lo que solo existían estimaciones por parte de los científicos, pero ahora con este descubrimiento las cosas cambiaron por completo.

Las huellas fósiles ofrecen "algunas de las evidencias más antiguas conocidas de extremidades de animales y extienden el primer trazo fósil registrado de animales con extremidades del Cámbrico temprano (485 millones a 541 millones de años atrás) a finales del período Ediacárico".

Los científicos confirmaron que las huellas corresponden a una criatura con apéndices en pares pero, dado que no hay registros fósiles de un animal de este tipo, no saben exactamente de cuál se trata.

Desafortunadamente, la criatura que produjo las huellas no murió cerca de ellas, con lo que no se encontró su fósil para ser estudiado.

Basándose en el estudio de las capas geológicas y la datación de las rocas en las que hay fósiles, el equipo de Chen estimó que las huellas son de hace 541-551 millones de años, lo que lleva a que sean 10 millones de años más antiguas que las encontradas anteriormente. Hoy por hoy se considera que la aparición de los animales bilaterales ocurrió con la explosión del Cámbrico, hace 541 a 510 millones de años, pero también se sospecha que su ancestro es anterior y se remonta al Periodo Ediacárico. Sus características, descritas en el estudio, indican que fueron producidas por animales bilaterales con extremidades simétricas y diferenciadas del cuerpo central, sobre las que el animal se apoyaba y levantaba.

Los animales bilaterios como los artrópodos y los anélidos tienen apéndices emparejados y se encuentran entre los animales más diversos de la actualidad y en el pasado geológico.

El animal parece haber detenido su marcha de vez en cuando, ya que los rastros lucen como conectados a madrigueras que pueden haber sido excavadas en el sedimento, "quizás para extraer oxígeno y comida", detalla el informe.

La investigación fue realizada conjuntamente por el instituto y Virginia Tech, y los resultados fueron publicados en la revista internacional de ciencia Science Advances el miércoles.

¿Te gustó esta nota?