Las inversiones extranjeras directas en España muestran estabilidad

Sábado, 09 Jun, 2018

México mejoró su posición entre los países que mayor Inversión Extranjera Directa (IED) captan en el mundo, al ubicarse en la posición 12 en el ranking 2017, cuando un año atrás ocupó el lugar 16, informó la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).

"Esta tendencia negativa es una preocupación a largo plazo para los encargados de política de todo el mundo, especialmente para los países en desarrollo, donde la inversión internacional es indispensable para el desarrollo industrial sostenible", indicó en el informe el secretario general de la ONU, António Guterres.

En especial se refieren a una "escalada y profundización de las tensiones comerciales", que afectaría a la inversión en la cadena de valor global y a la reforma fiscal estadounidense.

La importante caída registrada el año pasado a nivel global en la IED se dio pese a la sustancial mejora de otras variables macroeconómicas, como el PIB mundial.

En parte se debió al descenso del 22% en el valor de fusiones y adquisiciones transfronterizas de empresas en comparación con las grandes operaciones que influyeron en la IED en el 2016.

El estudio reporta una baja del 23% en la inversión extranjera directa durante 2017, cuando se ubicó en 1,43 billones de dólares, y prevé un aumento mínimo de esos flujos en 2018.

Estados Unidos, sin embargo, redujo sus entradas de 457,000 a 275,000 millones de dólares en el año pasado frente al 2016.

Los sectores que privilegia el capital español en la región latinoamericana son las infraestructuras y los servicios.

UNCTAD, James Zhan, el repunte de la IED en América Latina y el Caribe y la recuperación económica gradual en las economías más grandes de la región normalmente indicarán una perspectiva positiva de estos flujos.

Estableció que si bien en 2017 se tuvo el primer año con un aumento luego de seis con bajas, todavía no logran rebasar el máximo que se registró en 2011, año en que ocurrió el boom de las materias primas. Además, se redujeron un 14% las inversiones anunciadas para nuevas instalaciones, colocándose en 720.000 millones de dólares.

En Suramérica concretamente, la inversión extranjera directa aumentó incluso un 10 % a raíz del fin de la recesión en Brasil y Argentina.

La UNCTAD afirma que el crecimiento económico de este bloque es "tibio" por la incertidumbre económica y política. Brasil fue el mandón en la región, pues el informe de la UNCTAD destacó que su economía atrajo 63 mil millones de dólares, casi el doble de los 30 mil millones de México, que fue el país más cercano en América Latina.