Microsoft sitúa centro de datos en el mar para mejorar eficiencia energética

Sábado, 09 Jun, 2018

El momento más complicado –cuentan los ingenieros de Microsoft– fue bajar y conectar el centro de datos a una profundidad de 35 metros.

Microsoft ha publicado un artículo en su web oficial en el que relata la puesta en funcionamiento del primer centro de datos en el fondo del mar. La compañía explica que el denominado Proyecto Natick busca adaptarse al crecimiento exponencial de la demanda de centros de datos cerca de los núcleos poblacionales y el uso de las energías renovables para su funcionamiento. El sistema estaría en el fondo del agua durante cinco años y se alimentará energéticamente mediante un cable submarino que, además, llevara Internet y los datos que transporta a la costa, según informa la BBC. "Instalando centros de datos en las aguas, cerca de localidades costeras, los datos no tienen que recorrer más que una corta distancia para llegar hasta las comunidades costeras".

El Centro Europeo de Energía Marina es un sitio de prueba para turbinas de marea experimentales y convertidores de energía de las olas que generan electricidad a partir del movimiento del agua de mar. Las corrientes de marea viajan hasta nueve millas por hora con la intensidad máxima y la superficie del mar se agita regularmente con olas de 10 pies que azotan hasta más de 60 pies en condiciones tormentosas.

"Ya tenemos data centers cada vez más inteligentes y conectados y es un mercado muy dinámico que cada vez ofrece más opciones y esta es una de ellas", dice. Es por eso que Microsoft eligió trabajar con Naval Group, una empresa francesa de 400 años de antigüedad con experiencia global en ingeniería, fabricación y mantenimiento de barcos y submarinos de grado militar, así como tecnologías de energía marina. Los hallazgos de la fase 1 del Proyecto Natick indican que el agua del centro de datos se mezcla y disipa rápidamente en las corrientes circundantes.

El equipo de Project Natick pasará los siguientes 12 meses monitoreando y registrando el desempeño del centro de datos, controlando todo, desde el consumo de energía y los niveles de humedad interna hasta los niveles de sonido y temperatura.

Esta semana, el gigante tecnológico anunció que ya está en la segunda etapa del proyecto, contó detalles sobre el descenso de centro y compartió algunas fotos impactantes.

Por ahora, este proyecto es una iniciativa de investigación aplicada, enfocada en determinar la viabilidad económica y operativa de los datacenters subamarinos.