¡No es tu imaginación! Los días se hacen más largos por esto

Sábado, 09 Jun, 2018

Y este fenómeno explica en parte por qué se siguen alargando los días en la Tierra.

Hace 1.400 millones de años un día terrestre duraba solo 18 horas, porque entonces la Luna estaba más cerca de nuestro planeta de forma que aceleraba la velocidad con la que este giraba sobre su eje. Pequeñas variaciones iniciales en estas partes móviles pueden implicar grandes cambios millones de años después.

También pudieron determinar la duración del día y la distancia entre la Tierra y la Luna.

El movimiento de la Tierra está influido por otros cuerpos astronómicos que ejercen fuerza sobre él, como otros planetas y la Luna. Esto ayuda a determinar las variaciones en la rotación de la Tierra y los tambaleos en su eje, y en la órbita que la Tierra traza alrededor del Sol.

Siguiendo estas pistas, el equipo de investigadores ha indagado en el pasado de la Tierra estudiando la radiación solar que nos llega, entre otros factores que influyen en el cambio climático y demás acontecimientos terrestres.

La Luna se encuentra a una distancia promedio de la Tierra de 384.400 km.

"Una de nuestras ambiciones era utilizar la astrocronología para descifrar el pasado más lejano, para desarrollar escalas de tiempo geológicas muy antiguas", afirmó Meyers en un comunicado.

"Queremos estudiar rocas que tienen miles de millones de años de una manera comparable a la forma en que analizamos los procesos geológicos modernos", puntualizó.

"¡Yo sé como hacer esto!"

El sistema solar tiene muchas partes móviles, o los otros planetas en órbita alrededor del sol.

Para realizar las mediciones sobre el tiempo, los científicos utilizaron la combinación de teorías astronómicas y firmas geoquímicas de rocas antiguas para demostrar que hace 1.400 millones de años representaba un giro completo de nuestro planeta y que éste, se podía completar en menos de 19 horas. Extrapolando este índice hacia el pasado. en algún momento, la Luna habría estado tan cerca de la Tierra que por interacciones gravitacionales el satélite no habría sobrevivido. Sin embargo, sabemos que la Luna tiene 4.500 millones de años. Éste fue el problema que trajo consigo a una charla que dio en el Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, durante un año sabático en 2016.

En la audiencia estaba uno de los profesores de la universidad, Alberto Malinverno.

Los investigadores corroboraron su método luego en dos capas estratigráficas de rocas de la formación Xiamaling, de 1.400 millones de años, en el norte de China, y en registros de 55 millones de años de un sitio llamado Walvis Ridge en el Océano Atlántico sur.