OEA adopta resolución que podría suspender a Venezuela

Sábado, 09 Jun, 2018

Rusia reafirmó su repudio a las sanciones unilaterales contra Venezuela al considerarlas destructivas, aseguró el embajador ruso en Estados Unidos (EE.UU.), Anatoli Antónov.

Maduro acaba de ser reelegido en unas elecciones rechazadas expresamente por falta de garantías democráticas por 15 países de la OEA, la crisis humanitaria se agudiza y el éxodo de venezolanos ha generado una crisis migratoria en los vecinos Colombia y Brasil.

Para aprobar esa resolución, que invoca los artículos 20 y 21 de la Carta Democrática Interamericana, se necesita el apoyo de 18 de los 34 países miembro de la OEA.

"Las mal llamadas elecciones que se produjeron hace dos semanas solo ratificaron una triste verdad: Bajo Maduro, la democracia en Venezuela está muerta", dijo el vicepresidente estadounidense en la recepción, según extractos de su discurso adelantados a Efe más temprano.

"Este es el mensaje más fuerte que hemos mandado sobre Venezuela", afirmó el diplomático, quien además reiteró que tanto Maduro como todos aquellos que hayan cometido crímenes en el país, algún día se enfrentarán a la Justicia.

El canciller venezolano Jorge Arreaza respondió diciendo que los funcionarios de los países que votaron a favor "no pueden llamar hoy (a Pence) y decirle misión cumplida".

El gobierno de Donald Trump renovó el pasado lunes su llamado para que la OEA suspendiear a Venezuela y para que otros miembros aumenten la presión sobre el gobierno del país sudamericano para restaurar el orden constitucional.

La OEA debe representar la libertad.

Dicha Asamblea aprobó ayer incluir en su agenda el tema de la "situación en Venezuela", mientras que, entre bambalinas, EEUU y los países del Grupo de Lima consensuaron un proyecto de resolución que recoge un párrafo para iniciar el proceso de suspensión.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza.

Antes de que se votara, Bolivia rechazó la resolución al considerar que se trata de acciones intervencionistas contra el Gobierno de Nicolás Maduro, "elegido democráticamente por el pueblo venezolano".

Debido a estas sanciones, desde dos años al país suramericano se le ha dificultado el acceso a insumos y medicamentos para la población venezolana, tal y como ocurrió en 2017, cuando Citibank se negó recibir recursos venezolanos para la importación de 312 mil dosis de insulinas destinadas a cubrir la demanda de 450 mil pacientes.

"Esta es la última Asamblea General en la que vamos a estar presentes y como vimos que venían con un ataque que íbamos a ser el centro principal de la Asamblea, el presidente Maduro mandó a su canciller, pero en la Asamblea de junio de 2019, Venezuela no va a estar por voluntad propia", expuso.