Seis niños guatemaltecos heridos por volcán de Fuego son trasladados a EU

Sábado, 09 Jun, 2018

-Un avión-ambulancia de la Armada Mexicana llegó hoy cargado de medicamentos y personal para atender a guatemaltecos que resultaron quemados tras la violeta erupción del Volcán de Fuego el pasado domingo, que ha dejado, hasta ahora, 109 muertos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), se registra también un lahar hacia las barrancas Santa Teresa, Mineral, Taniluyá y Ceniz, que son afluentes de los ríos Pantaleón y Achoguate.

Los protocolos internacionales establecen que después de 72 horas de la tragedia se deben suspender las operaciones de búsqueda, al considerar que ya no hay posibilidades de encontrar sobrevivientes.

Un puesto de vigilancia evaluará el área constantemente y si las condiciones cambian se reanudarán las labores.

El Volcán de Fuego entró en erupción el pasado 3 de junio y desde entonces al menos 109 personas han muerto, 197 están desaparecidas, más de 12.000 evacuados y cerca de dos millones de damnificados.

Ayer, la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), agencia del gobierno, publicó una nota en la que atribuía deficiencia en el proceso de evacuación porque los pobladores no accedieron, la noticia fue borrada minutos después. Así dijo el ente científico, aunque no precisó cifras de cuántas personas se trata.

Por otro lado, 50.000 euros serán destinados al Fondo de Emergencia de Respuesta ante Desastres (DREF, por sus siglas en inglés) de la Federación de Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja para realizar intervenciones centradas en salud para las personas afectadas.

Por su parte Estados Unidos informó el jueves que a solicitud del Gobierno de Guatemala está enviando asistencia de emergencia, que incluye recursos financieros para ayudar a satisfacer las necesidades de alimentos, agua y saneamiento de la población afectada.

Los prelados paraguayos transmiten las sentidas condolencias y cercanía espiritual a los familiares de los fallecidos y víctimas, además, al episcopado y pueblo de Guatemala.