Gobierno acordó con el FMI un préstamo por u$s 50.000 millones

Lunes, 11 Jun, 2018

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, junto al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, en una conferencia de prensa para anunciar el acuerdo con el FMI. A este monto se suman otros 5.600 millones de dólares que aportarán el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento (CAF).

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmó esta noche que el acuerdo con el FMI es por 50.000 millones de dólares y dijo que este monto es una "muestra del apoyo que tiene la Argentina a nivel internacional". "Recibiendo el apoyo del Fondo tenemos que entender que la solución a nuestros problemas depende de los argentinos".

Los fondos estarán disponibles a partir del 20 de junio y se prevé que en forma inmediata se concrete el primer desembolso, de unos USD 15 000 millones, que se aplicará a reforzar las partidas presupuestarias y las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

El acuerdo incluye nuevas metas en materia fiscal y de inflación más allá del mandato del presidente Macri y comprometen a la próxima administración.

"Será un acuerdo stand-by de acceso elevado", explicó el titular de Hacienda. "Vamos a crecer un poco menos y vamos a tener un poco más de inflación de la que pensábamos a principios de año", advirtió.

En el acumulado 2018-2021, esto significa una reducción acumulada del déficit de 3,1% del PBI, alrededor de 19.300 millones de dólares.

Puntualizó que el objetivo para 2019 es del 17 por ciento, del 13 por ciento para 2020 y de 9 por ciento para 2021.

El préstamo, a pagar en 36 meses, obliga a reducir el déficit fiscal primario a 2,7 del PIB este año (contra 3,2 por ciento de la meta previa), a 1,3 en 2019 (2,2), equilibrio primario en 2020 contra un déficit previo de 1,2 y un superávit de 0,5 por ciento en 2021 (equilibrio fiscal).

Por otro lado, el Fondo respaldó los "redoblados esfuerzos por reducir la inflación, que, como sabemos, carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina y recae directamente en los segmentos más vulnerables de la sociedad" y avaló la decisión del Banco Central "de adoptar metas de inflación realistas y significativas, así como su compromiso por mantener un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado". Además, establece la continuidad de la libre flotación del dólar y reforma de la Carta Orgánica del Banco Central que le otorgará mayor autonomía a la autoridad monetaria y así impedir que siga financiando al Tesoro Nacional.