Investigaciones por declaraciones de Jorge Barata sobre aportes — Caso Odebrecht

Martes, 12 Jun, 2018

Pérez no solo decidió iniciar investigación en contra de García, sino también de los ex mandatarios Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo.

"Las investigaciones, dispuestas en última semana, se originan por la declaración de Jorge Barata, recibida por fiscales peruanos el pasado febrero en Brasil, donde se refiere a aportes de campaña que presuntamente Odebrecht hizo a sus respectivas organizaciones políticas", sostuvieron. Detallaron que se trata de tres carpetas fiscales que involucran también a Avraham Dan On, Susana de La Puente y Luis Alva Castro.

Además, informó que las partes ya fueron notificadas de estas disposiciones que incluyen la programación de diversas diligencias.

Cabe señalar que, según Barata, Odebrecht aportó a la campaña presidencial de Keiko Fujimori del 2011.

Alan García , ex presidente de la República, se pronunció sobre la investigación preliminar que el Ministerio Público le abrió por los supuestos aportes de la empresa brasileña Odebrecht a su campaña política del 2006.

El expresidente Humala ya es investigado por la fiscalía por recibir tres millones de dólares de Odebrecht para su campaña.

Kuczynski renunció a la Presidencia de Perú en marzo pasado en medio de un escándalo por sus vínculos con Odebrecht. Según Barata, se le entregaron USD 600 000 a Toledo y USD 300 000 a Kuczynski para la campaña de 2011, mientras que la candidatura de García en 2006 fue financiada con USD 200 000.

Toledo ya es investigado por un presunto soborno de 20 millones de dólares de Odebrecht para entregarle la construcción de dos tramos de la carretera Interoceánica sur y la justicia peruana ha pedido su extradición a Estados Unidos, donde vive.

En el caso de Toledo, Barata indicó que el aporte fue de 700 mil dólares y para Keiko Fujimori se destinó 1,2 millones de dólares que fueron supuestamente entregados al ex ministro Jaime Yoshiyama y el empresario Augusto Bedoya.

La constructora Odebrecht, implicada en una trama de corrupción en varios países de Latinoamérica, admitió el pago de 29 millones de dólares en sobornos en Perú para adjudicarse obras entre 2005 y 2014, un periodo que comprende los Gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.