Lagarde elogia el acuerdo con Argentina

Martes, 12 Jun, 2018

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, consideró este viernes que la aprobación de un préstamo del FMI por 50.000 millones de dólares, es un "paso muy positivo para Argentina, una señal de confianza y respaldo al rumbo económico" del gobierno. "Le reiteré mi apoyo a las importantes reformas anunciadas por el ministro Nicolás Dujovne y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger", indicó Lagarde tras el encuentro. "Eso va a potenciar el crecimiento", sostuvo a Clarín y La Nación. "Espero continuar nuestro diálogo en el contexto de la reunión de los ministros de Hacienda y los presidentes de los bancos centrales del G-20 que tendrá lugar en Buenos Aires en julio", subrayó Lagarde.

"Asimismo, me siento alentada por los esfuerzos del gobierno por eliminar las disparidades entre hombres y mujeres en Argentina y avalo plenamente sus planes en ese sentido", destacó. Nunca dio un apoyo como el que le ha dado a los argentinos, a todos nosotros.

La reunión con la economista francesa que encabeza el FMI fue una de las actividades oficiales de Macri en el marco de esta cumbre que congrega a Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido.

Por otra parte, Macri se entrevistó con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y con el primer ministro canadiense.

Antes de viajar a Canadá, el jefe de Estado recibió en la Quinta de Olivos al equipo económico que lideró las negociaciones con el Fondo Monetario para conseguir el auxilio financiero.

En su encuentro con la alemana Ángela Merkel también resonó fuerte el G20, ya que ambos países integran la llamada troika (trío) que lleva adelante la estructura formal actual (el país anfitrión del pasado año -Alemania-, del actual -Argentina- y del que viene -Japón-).

El objetivo de no poner el foco en recortes sociales (como AUH o subsidios sociales, aunque no está especificado) es no descuidar medidas de contención social ante el impacto profundo del programa de ajuste, que puedan significar nuevos estallidos y movilizaciones sociales, lo que no significa que el plan de ajuste del gobierno consensuado con el FMI no implique problemas de empleo y de pérdida de poder adquisitivo de amplias franjas de trabajadores.