Represión y violencia en Nicaragua: aumenta a 146 el número de muertos

Martes, 12 Jun, 2018

Nicaragua cumplió hoy 54 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también era presidente.

- La Asociación Guatemalteca de Exportadores aseguró que más de cuatro mil camiones están varados en las fronteras de Nicaragua por los bloqueos en el país.

Fuerzas antimotines y de choque del gobierno atacaron ayer a tiros las barricadas que manifestantes levantaron en barrios orientales de Managua, con el objetivo de despejar las calles.

El número de víctimas mortales por la peor crisis sociopolítica de las últimas tres décadas en Nicaragua ha ascendido a 139, según ha informado hoy el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). "Estamos en zozobra, no sabemos en qué momento nos van a volver a atacar", dijo a la AFP una vecina que pidió anonimato.

Por su parte, el Gobierno volvió a guardar silencio sobre la agenda opositora de diálogo que busca la "democratización del país", mientras solicitaba el apoyo de sus simpatizantes a través de las cuentas de Twitter, participando en una campaña denominada "Un tuitazo por la paz".

Unos 6.000 furgones de carga de países de Centroamérica que están en tránsito por Nicaragua quedaron atrapados con mercadería en las carreteras del país, lo que genera pérdidas económicas, según dirigentes de transporte de la región.

La operación contra los bloqueos comenzó la madrugada del lunes en la capital, donde pobladores colocaron barricadas de adoquines, para protegerse de paramilitares que se desplazan en camionetas para disparar por las noches a todo lo que se mueve.

El reportero gráfico de la agencia Reuters Jorge Cabrera y Arnaldo Arita de CNN fueron despojados de sus equipos de trabajo mientras cubrían incidentes en Managua.

En Jinotega, desconocidos encabezaron un ataque armado contra manifestantes que se encontraban custodiando una barricada sobre una vía y causó la muerte de un joven y varios heridos.

El paro incluye suspender todo tipo de labores y compras, explicaron. Te sueño libre, sin tiranos ni víctimas, como una casa grande en la que todos y todas vivamos alegres, sin lágrimas ni sangre, en libertad y justicia social, orgullosos de ser nicaragüenses por gracia de Dios! "No arriesguen la vida inútilmente".

Las acciones represivas han continuado con igual o más intensidad luego del encuentro entre la jerarquía católica y Ortega.

"Le dije al presidente Ortega que usando solo el lenguaje de la represión en Nicaragua, se aleja cada vez más de la realidad, se agrava la crisis política, el dolor del pueblo", advirtió el obispo Auxiliar de Managua Silvio Báez.