Ricardo Martinelli llega a Panamá extraditado por EE.UU

Martes, 12 Jun, 2018

Casi un año después de ser detenido por cargos de escuchas ilegales y corrupción, el expresidente Ricardo Martinelli fue extraditado de Estados Unidos a Panamá.

"En Panamá no hay justicia, si Ricardo Martinelli, se hubiera quedado en Panamá, lo hubieran condenado por 22 casos", afirmó, la ex primera dama Marta Linares de Martinelli, al llegar al aeropuerto de Howard.

La acusación es específicamente por malversar fondos para crear una red de espionaje que alcanzó a 150 personas durante su mandato, incluyendo periodistas y políticos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos aprobó su extradición bajo la regla de especialidad prevista en un Tratado bilateral en la materia vigente desde 1905, lo que significa que el exjefe de Estado solo será juzgado en su país por el caso de las escuchas, una de las cerca de 10 causas penales que le ha abierto el Supremo.

El expresidente viajó con el uniforme de los prisioneros del Centro de Detenciones Federales -donde estuvo recluido desde su captura el 12 de junio de 2017-, color crema con zapatillas azules.

Al anunciar el viernes pasado su decisión de ceder al requerimiento de Panamá, el Departamento de Estado especificó que la extradición se basaba en esta cláusula del tratado, por lo cual sólo podría ser procesado por espionaje.

Su portavoz, Camacho, dijo que Martinelli espera presentar su candidatura como alcalde o diputado, ya que no han pasado los diez años requeridos para volver a postular a la presidencia.

Multimillonario empresario de supermercados, accedió al poder con el 60% de los votos y un discurso contra la corrupción.

Al llegar a Panamá, Martinelli deberá ser evaluado por medicina legal y llevado a la cárcel "El Renacer" hasta tanto el pleno de la Corte Suprema de Justicia realice la audiencia donde se determinará las medidas cautelares o la libertad del exmandatario.

No obstante, estos argumentos no bastaron.

"Algunos pensaron que por los grandes favores que hizo Martinelli a Estados Unidos, (Washington) tendría que actuar de manera recíproca y ayudarlo", dijo a la AFP Mitchel Doens, exsecretario general del Partido Revolucionario Democrático (socialdemócrata) y uno de sus querellantes.

"Pero (.) no creíamos que Estados Unidos iba a cargar con un estigma de haber dado protección a un delincuente de la talla de Ricardo (Martinelli)", añadió Doens.