Un argentino desaparecido desde 2003 fue hallado en Perú

Jueves, 14 Jun, 2018

Este joven -quien actualmente tiene 30 años y según el reporte de Missing Children, salió de su casa el 14 de enero de 2003, pero nunca regresó - fue encontrado por Florence Arce Ross. "Tenía miedo que no me respondiera nada, porque también podía pasar", detalló. " Estaba muy calmo, tenía mucha ternura en su cara" , declaró Florence a un medio argentino.

Un sencillo gesto de humanidad de una mujer en Perú, dejó al descubierto el caso de un joven desaparecido en las cercanías de Buenos Aires, Argentina y que 15 años más tarde apareció en las calles de Lima.

La mujer que lo encontró se llama Florence Arce Ross En diálogo con C5N, contó cómo fue que lo halló: "Me percaté desde que lo ví que drogadicto no era. El único que ha logrado responder a las llamadas es el hermano menor, que tendría 18 años". El consulado confirmó que estaba perdido hace más de una década y aseguró que se ocuparán de reencontrarlo con su familia. Hoy vive en las calles de Lima en estado de abandono.

La mujer relató que se dio cuenta de su acento y lo llevó a la policía porque parecía que tenía problemas de salud. Dice no recordar su apellido ni su dirección. Me corrigió varias veces y le dije que me quería encargar de Ariel hasta último minuto, y me dijo que hasta ahí llegaba yo, que no podía hacer más nada. "Y yo pensaba que si no se encargaron durante 18 años, no podrían encargarse durante un día", precisó.

Es más, la Embajada Argentina en ese país confirmó que el joven hallado sucio, malherido y con serios problemas psiquiátricos en Lima era buscado desde hacía más de diez años.

La embajada argentina en Perú emitió un comunicado (donde figura con un nombre que no es el correcto).

"La situación de Ariel Diego Naser está siendo atendida por nuestro Consulado General, el cual adoptará los pasos necesarios para preservar su salud y retornarlo con sus seres queridos", señaló la sede diplomática.

Lo acercó a una comisaría, donde se pudo constatar la averiguación de paradero.

Lo más extraño del caso, es que aparentemente en una ocasión anterior, Ariel ya había viajado a su natal Argentina, e incluso hace poco estuvo en Bolivia, pero sin ningún tipo de documentación, y con las dificultades del joven para comunicarse con las personas, se desconoce cómo fue posible. "Sólo responde con monosílabos", subrayó. "Y no para de pedir por su abuelita", agregó Florence.