Mirá todas las fotos de la apertura del Mundial Rusia 2018

Viernes, 15 Jun, 2018

Al margen de la ceremonia inaugural y antes de que comenzara la ceremonia, el arquero Iker Casillas, capitán de la selección española que ganó el Mundial en 2010, se encargó de llevar el trofeo al césped del estadio Luzhniki.

Sin embargo, uno de los datos que más llamó la atención que el trofeo solo lo agarró y mostró el futbolista. ¿Por qué?

La modelo elegida para escoltar la preciada copa es Natalia Vodiánova.

Completó el outfit con un pantalón de tiro alto con la pernera cortada, unos tacones de la misma tonalidad y un maquillaje natural que resaltaba sus labios y ojos. Se crió en la pobreza y vencía frutas por la calle junto a su madre para poder comer.

A partir de entonces pasó a trabajar con grandes diseñadores como Mario Testion o Steven Meisel, y protagonizó portadas de revistas de la talla de Vanity Fair y Cosmopolitan.

Lo ocurrido con la modelo y actriz rusa ha ocurrido en todos aquellos países del mundo a los que ha visitado la Copa: quienes no fueron ganadores de ella no pudieron tocarla, ni siquiera las máximas figuras.

Natalia está casada con Antoine Arnault (41), heredero del imperio del lujo LVMH que dirige firmas de gran relevancia en el mundo de la moda como Louis Vuitton, Dior, Givenchy, Fendi o Loewe, entre otros.