Trump, acusado de utilizar ilegalmente su fundación para beneficio propio

Viernes, 15 Jun, 2018

La fiscal general de Nueva York demandó el jueves a la Fundación Donald J. Trump, al presidente estadounidense y a otros, en una causa que apunta a la disolución de la entidad benéfica por "conducta ilegal persistente" durante más de una década.

Underwood acusó a la fundación, que lleva el nombre del presidente estadounidense, y sus directores de llevar a cabo "una amplia coordinación política ilegal" con la campaña, y un "autointercambio reiterado y deliberado" para beneficiar los intereses personales y comerciales de Trump.

La demanda, adelantada ante el Tribunal Supremo del Estado en Manhattan, busca la disolución de la Fundación, la restitución de daños resultantes de las irregularidades y apartar a Trump de la dirección de organizaciones sin ánimo de lucro durante un periodo de diez años.

Además, podría dar pie a nuevas acciones, dado que la fiscalía de Nueva York ha recomendado a la Comisión Federal de Elecciones y al Servicio de Impuestos Internos la apertura de investigaciones adicionales sobre la fundación.

"Los sórdidos Demócratas de Nueva York (...) están haciendo todo lo posible para demandarme por una fundación que recaudó 18.800.000 dólares y donó a la caridad más dinero del que tomó, 19.200.000 dólares", dijo Trump en su cuenta de Twitter poco después de que la demanda se hiciera pública.

Trump catalogó a Schneiderman de "deshonrado" y aseguró que "nunca tuvo las agallas para presentar este caso ridículo, que persistió en su oficina durante casi 2 años".

A diferencia de Schneiderman, un político vinculado al Partido Demócrata, su sustituta es una fiscal de carrera.

Fiscalía de NY demanda a Trump y exige disolución de su fundación
Nueva York demanda a Trump por usar su fundación con fines personales y políticos

De acuerdo a las pesquisas, la organización habría recaudado más de 2,8 millones de dólares con el fin de influir en las elecciones de 2016 y bajo control de la dirección de la campaña del ahora presidente.

Desde entonces, según la demanda, altos funcionarios de la campaña de Trump comenzaron a decidir cuándo, cómo y para qué se utilizaría el dinero de la fundación.

Las supuestas irregularidades, en todo caso, no se limitan a la carrera electoral y vienen de mucho más atrás.

"La Fundación era poco más que un libro de cuentas para los pagos realizados por Trump o sus negocios a organizaciones sin ánimo de lucro, independientemente de su propósito o legalidad", ha explicado Underwood, subrayando que "no es así como deben funcionar las fundaciones".

La demanda indica que la misión de la fundación dice que sus fondos se usarán "exclusivamente con fines caritativos, religiosos, científicos, literarios o educativos", ya sea directamente o a través de otras organizaciones.

"En ausencia de un directorio operativo, Trump dirigía la fundación guiado por su capricho, más que por la ley", afirma la demanda.