Francia es el primer semifinalista con goles de Varane y Griezmann

Domingo, 08 Jul, 2018

Francia se impuso por 2 a 0 ante los uruguayo en los cuartos de final de Rusia 2018 en Nishini y avanzó a las semifinales del Mundial. Poco más hizo Francia, que con esto marchó orgullosa sobre una Uruguay venida a menos. Porque el equipo de (Oscar) Tabárez tuvo la entrega de siempre, pero tuvo menos fútbol que nunca. Ni el de propuesta, ese que en los últimos tiempos se quiso explorar, ni el de respuesta.

"Hay que agradecer al Maestro Tabárez y a los futbolistas por la ilusión, porque si todo un país vivió y sintió durante estos 20 días que la selección podía llegar más lejos de lo que llegó, fue por lo que demostraron en los cuatro partidos previos y por el trabajo que se viene haciendo desde hace 12 años", escribió el periodista Juan José Díaz en su artículo publicado por el medio especializado Referí.

Llegó a su fin el viaje de Uruguay en Rusia.

Para este portal de internet especializado en fútbol, "el dolor de la derrota se explicó en razones simples: la superioridad del rival y razones propias". Juego, sorpresa y explosión. Manejó todo el partido con Paul Pogba y Ngolo Kanté bien parados en el mediocampo, la amenaza constante de Mbappé y un Griezmann muy activo.

Uruguay saltó al campo de juego sin el lesionado delantero Edinson Cavani, por lo que su dupla de ataque quedó conformada por Luis Suárez y Cristhian Stuani.

Seguramente Fernando Muslera enfrentó uno de los peores momentos de su carrera luego del error que cometió en el segundo gol de Francia, y que terminó por enterrar el sueño mundialista de Uruguay.

El seleccionador galo se felicitó porque su equipo pudo "marcar dos tantos a este equipo de Uruguay, que encaja muy pocos goles y menos a balón parado", aunque admitió que "no todo lo hemos hecho bien, siempre se puede mejorar, pero ellos, salvo la parada de (Hugo) Lloris (en el primer tiempo) tampoco nos han creado ocasiones de gol".

Incidencias: partido correspondiente a los cuartos de final del Mundial de Rusia disputado en el Nizhny Novgorod Stadium ante 43.319 espectadores.