Lula da Silva: entre la libertad y la cárcel

Martes, 10 Jul, 2018

Quien lo dijo más claro fue Bolsonaro, quien recordó que el juez que concedió durante su guardia de domingo el recurso luego negado militó durante casi dos décadas en el PT y ocupó influyentes cargos durante el Gobierno de Lula.

La batalla judicial se intensificó y, en un nuevo auto, Favreto insistió y ordenó que Lula fuera puesto en libertad en el plazo de una hora, pero la Policía Federal no actuó debido a la contradicción entre los autos de ambos jueces.

El juez escribió al respecto que "determino que la autoridad coautora de la orden y la Policía Federal se abstengan de practicar cualquier acto que modifique la decisión colegiada".

Por su parte, el diputado federal Wadih Damous, del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Lula, declaró que la defensa de Lula contestará la decisión de Thompson Flores.

El juez Favreto argumentaba su decisión en que la pre-candidatura de Lula a las elecciones del próximo octubre (la candidatura oficial solo puede ser anunciada en agosto) es un "episodio nuevo" que afecta a la condición de preso de Lula, por lo que se debe permitir su plena libertad para que pueda cumplir la aspiración de participar de hecho en el proceso democrático.

Ahora, ha sido el mismo magistrado quien ha revocado el "habeas corpus" concedido este domingo por el tribunal de apelaciones, que ha argumentado que la prisión del expresidente impide ejercer sus derechos como precandidato a la presidencia de la República brasileña, a pesar de que se encuentra virtualmente inhabilitado después de ser condenado en segunda instancia. Gebran Neto es uno de los tres jueces del tribunal que condenó este año a Lula en segunda instancia por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El presidente del TRF, no obstante, señaló que la decisión sobre la libertad de Lula es competencia del instructor de la Lava Jato y no del juez de guardia.

O'Globo, el principal medio de comunicación de Brasil, calificó la situación como una "anarquía judicial" en su editorial de este lunes, tras el enfrentamiento entre Favreto y Gebran Neto, aunque tras la decisión del presidente TRF4 eliminó de su portal dicho contenido.

Lula fue condenado como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por la constructora OAS, a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras.

"¡Lula Libre ya!", se leía la cuenta en Twitter del exmandatario, mientras unos 500 seguidores se concentraban a las puertas de la sede de la Policía Federal en Curitiba (sur) donde está preso, exigiendo su salida. En el lugar acampan, desde hace tres meses, decenas de simpatizantes de líder popular brasileño, y en las siguientes horas se fueron sumando muchos más, con la esperanza de verlo salir de la cárcel.