Rescatan al décimo chico de la cueva en Tailandia

Martes, 10 Jul, 2018

Los cuatro niños y el técnico, los únicos miembros del equipo que faltaban por ser rescatados, han sido extraídos de la cueva por los equipos de rescate, según ha informado el ejército naval tailandés.

"Los 13 Jabalíes Salvajes están ahora fuera de la cueva", tuitearon los marines, en referencia al nombre del equipo de fútbol.

La segunda misión rescató a otros cuatro chavales, que salieron de la cueva por su propio píe y también fueron ingresado en el centro hospitalario que atiende a sus compañeros.

Las autoridades sanitarias de Tailandia confirmaron hoy que los ocho niños rescatados hasta ahora tras pasar más de dos semanas atrapados en una cueva del norte del país se "recuperan" y no sufren problemas de gravedad. Peerapat Sompiangjai, apodado Night (17 años) es el mayor de los niños, aunque cumplió años dentro de la cueva, espera que le hagan una fiesta ahora que ha salido de la cueva.

"Los ocho están en buen estado, no tienen fiebre", anunció ante la prensa Jesada Chokedamrongsuk, secretario permanente del Ministerio de Salud Pública, desde el hospital Chiang Rai.

Parte del equipo de rescate arregla el camino que conduce a la cueva Tham Luang, en Khun Nam Nang Non, Tailandia.

Los primeros niños rescatados fueron sometidos a radiologías y análisis de sangre.

Lo anterior fue parte de una complicada y extraordinaria operación de los cuerpos de rescate.

Tras el rescate de los menores, cuatro el domingo y otros cuatro el lunes, fueron trasladados para evaluar su estado de salud al hospital de Chiang Rai, capital de la provincia homónima y donde se encuentra la gruta.

Las lluvias que empezaron a caer este martes añadieron presión a las operaciones para rescatar a los cuatro niños restantes y a su entrenador. Vistiendo máscaras de cara completa, los jóvenes nadaron, por primera vez en su vida, a través de kilómetros de túneles submarinos obstruidos por el lodo que cobraron la vida de un buzo de élite de la marina tailandesa el viernes. Después de 10 días fueron localizados por unos buzos y desde ahí comenzaron las tareas para intentar rescatarlos. Demacrados pero vivos, los menores estaban encaramados en una roca, a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.

Toda Tailandia sigue con atención la historia de los 12 menores, de entre 11 y 16 años y miembros de un equipo de fútbol, y de su entrenador, de 25 años, que quedaron atrapados en la cueva el 23 de junio por el aumento de las aguas.

Pero, ante la amenaza de nuevas lluvias y niveles más bajos de oxígeno en la galería donde el grupo encontró refugio, las autoridades decidieron el domingo jugarse el todo por el todo e iniciar la evacuación con tramos de buceo, tras considerar que las condiciones eran ideales.