Hallan fósiles del "primer dinosaurio gigante" de la Tierra

Miércoles, 11 Jul, 2018

El hallazgo, que tuvo lugar en el departamento de Caucete, en la provincia de San Juan, fronteriza con Chile y ubicada en el centro occidente argentino, sitúa al Ingentia prima (primer dinosaurio herbívoro gigante) a finales del Triásico, entre 210 y 205 millones años atrás, y no en el Jurásico, hace unos 180 millones de años, como hasta ahora se suponía. "Este hallazgo rompió con todo lo que se conocía hasta ahora, es decir que muchas especies del Triásico tomaron un crecimiento inmenso que les llevo muchísimos años, cosa que tal vez esta especie descubierta no lo tenga", sostuvo.

"En este caso, es difícil poder trazar la continuidad de las líneas concéntricas, pero estimamos que era un individuo subadulto, que aun se encontraba en desarrollo, por lo que hasta podría haber crecido un poco más", contó el investigador.

"Pero ese tiempo fue mucho menor al que se creía: de allí la gran importancia del hallazgo de 'Ingentia prima', que habría tenido una masa corporal de hasta diez toneladas", resaltó en Argentina la Agencia Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTyS), de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLAM).

Según se describe en un estudio, publicado este lunes, en la revista Nature Ecology and Evolution, la especie tiene una antigüedad de entre 237 y 201 millones de años, es uno de los primeros saurópodos gigantes, es decir casi tres veces el tamaño de los dinosaurios más grandes del Triásico.

Los investigadores hallaron algunas vértebras del cuello y de la cola, huesos de las patas anteriores y parte de las traseras.

El doctor Ricardo Martínez, también investigador del IMCN y coautor de la publicación, comentó que "el nombre de esta nueva especie, Ingentia, hace referencia a su tamaño colosal, en tanto que prima indica que es el primer gigante conocido hasta hoy en el planeta". "Esa es la novedad" explicó sobre el dinosaurio Cecilia Apaldetti, líder del grupo. Un dinosaurio hervíboro, cuadrúpedo y de cuello y cola muy largas, de la misma familia de los saurópodos. "Para alcanzar el gigantismo, el Ingentia prima debió adaptar su fisiología y desarrollar un aparato alimenticio eficiente" para, de esa forma, cubrir sus grandes necesidades alimenticias, aseveró Diego Pol, investigador principal del Conicet.

En mayo de 2015, un técnico que excavaba en el noroeste de San Juan descubrió unos huesos demasiado grandes para ser los de un dinosaurio de ese periodo y pensó que serían de una vaca.

Sus huesos presentan "cavidades neumáticas", espacios vacíos entre los huesos que reducían el peso del esqueleto y permitían un crecimiento rápido.

Apaldetti subraya que, hasta ahora, se consideraba que los primeros saurópodos fueron relativamente pequeños -no crecieron hasta más de un metro y pesaban no más de 10 kg- y que el fenómeno del gigantismo había comenzado solo en el período Jurásico, cuando esta especie creció hasta los 40 metros de largo y las 70 toneladas. El sitio, de varios miles de hectáreas, era una suerte de sabana a fines del Triásico.