Cómo están los chicos rescatados de la cueva de Tailandia — En fotos

Jueves, 12 Jul, 2018

Los SEAL, que fueron fundamentales para el esfuerzo de rescate, dijeron en su página de Facebook que los cuatro niños restantes y su entrenador de 25 años fueron traídos a salvo este martes.

Un equipo de expertos buzos extranjeros flanqueados por comandos de la marina tailandesa llevaron a cabo las operaciones que fueron meticulosamente planificadas.

Los 12 niños y su entrenador fueron evacuados de la cueva en la que permanecieron durante días en Tailandia uno por uno, algunos de ellos ni si quiera sabían nadar, por lo cual fueron acompañados por dos buzos experimentados durante el recorrido de más de tres kilómetros hasta el exterior de la gruta.

El noveno rescatado abandonó la cueva a las 16.12 hora local (05.12 de Bolivia), el décimo a las 16.33 (05.33), el undécimo a las 17.13 (06.13), el duodécimo a las 18.18 (07.18) y el último, el entrenador Ekapol Chantawong, a las 18.46 (07.46).

Los otros cuatro rescatados el lunes y los cinco que salieron al día siguiente, entre ellos el entrenador, tendrán que esperar una semana para poder volver a sus casas.

Comentó que dos de los chicos podrían padecer una infección pulmonar, pero en general los ocho menores rescatados primero están "sanos y sonrientes". El fallecido, "Samar Gunan, es uno de los héroes de este operativo", recordó anoche Narongsak Ossottanakorn, vocero de los equipos de rescate.

En las imágenes se aprecia a los niños, que formaban parte de un equipo de fútbol, sentados en sus camas con máscaras en la cara y saludando a la cámara. Como los nenes se encuentran en cuarentena, el primer contacto que tuvieron con sus familias fue con un vidrio de por medio.

Sin embargo, los doctores son cautos sobre el estado de los jóvenes por el riesgo de infecciones por lo que los mantienen aislados en el hospital, aunque recibieron una recompensa: pan untado con chocolate, como habían pedido.

Los chicos están todos juntos en el hospital.

Según contaron los nenes, lograron sobrevivir durante los nueve días que pasaron solos gracias a su entrandor, Ekapol Chantawong.