Nominado por Trump a juez busca apoyos

Jueves, 12 Jul, 2018

"El sistema estadounidense le encarga al Congreso que redacte las leyes, al ejecutivo que aplica las leyes y al poder judicial emitir juicios neutrales basados en esas leyes y en la Constitución que hemos jurado proteger", sostuvo Trump. "Ningún presidente ha consultado más ampliamente o hablado con más gente distinta en busca de sus opiniones para elegir a un nominado al Supremo", le felicitó, aunque el juez al que sustituye anunció su retiro hace sólo dos semanas.

Trump dijo a la prensa que el nominado al máximo tribunal de esa nación tiene "credenciales impecables".

Ni siquiera el sensacional rescate de los niños tailandeses ocupa el espacio más importante en diarios, webs y la TV, porque los estadounidenses saben que la decisión que tomó ayer el presidente Donald Trump es quizás la que más impacto tenga en sus vidas.

Kavanaugh, de 53 años, ha servido en la Corte de Apelaciones de EE.UU. para el Circuito D.C. desde 2006, y como antiguo asistente del juez Kennedy y asesor del presidente George W. Bush.

Antes de ser juez, Kavanaugh supervisó una investigación sobre la muerte de un abogado adjunto del presidente Bill Clinton. Es graduado de Yale Law School.

Según la televisora, fuentes familiarizadas con la búsqueda le informaron que varios grupos trataron de influenciar al presidente, en medio de lo cual se notaba en la Casa Blanca la presión del sitio de extrema derecha Breitbart y la columnista Ann Coulter a favor de Kavanaugh. De ser confirmado por el Senado, como se espera, desaparecerá toda esperanza de control de armas y se teme que tarde o temprano el aborto aquí será ilegal otra vez.

Mientras que muchos senadores demócratas rápidamente emitieron declaraciones rechazando a Kavanaugh el lunes por la noche, Joe Donnelly de Indiana fue evasivo y se comprometió a "revisar cuidadosamente y considerar el récord y las calificaciones del juez Brett Kavanaugh". "Me siento honrado por su confianza en mí", dijo Kavanaugh, después de la presentación de Donald Trump.

"Mi filosofía judicial es sencilla: un juez debe ser independiente, debe interpretar la ley, no hacer la ley. Y un juez debe interpretar la Constitución como fue escrita", expresó el magistrado.

Desde el ámbito evangélico, se ha celebrado el nombramiento de forma mayoritaria.

El nominado da el crédito a su madre por su profesión, Martha Kavanaugh, quien fue fiscal y juez en Maryland.

El presidente de Focus on the Family, Jim Daly, calificó a Kavanaugh como un "candidato de primera fila". "Su temperamento es muy adecuado para las demandas de la corte más alta de nuestra nación".

Y aunque había elecciones más conservadoras en la lista de candidatos de Trump, especialmente en el tema de aborto, Kavanaugh, un católico practicante y activo en diferentes asociaciones religiosas, es una pésima noticia para los movimientos sociales que promueven el tema.

Durante la campaña, dijo que nombraría jueces que revirtieran el caso Roe versus Wade, para que el tema del derecho al aborto se decidiera estado por estado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información Politica De Privacidad.