Santos sancionó ley que permite el sometimiento del crimen organizado en grupos

Jueves, 12 Jul, 2018

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, sancionó este lunes la ley de sometimiento de las bandas criminales, por medio e la cual se fortalecen la investigación y judicialización de organizaciones criminales y se adoptan medidas para su sujeción a la justicia.

"Creo que ese es un paso muy importante para la seguridad y la tranquilidad del país porque, al fin y al cabo, esta es la organización criminal que más daño ha venido haciendo en los últimos tiempos", agregó.

El proceso, que posiblemente comenzará el próximo 16 de junio, "va a ser grande y se irá extendiendo por otras áreas, porque ahora puede estar pensado en el clan del Golfo que va de 5.000 a 7.000 hombres", dijo a periodistas el arzobispo, miembro de la Comisión Episcopal para los diálogos con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, Eln. Explicó que el vicepresidente, Óscar Naranjo, así como otros miembros del Gobierno y de la Fiscalía han tenido "conversaciones" con abogados que representan a esa bacrim para su sometimiento.

"Lo que nos han dicho es que apenas esta ley se sancione se iniciará el proceso (.) Vamos a iniciar este proceso en forma coordinada: Gobierno y Fiscalía para recibir a los miembros de esta organización, someterlos a la justicia", reiteró.

Santos ha asegurado que la ley podría agilizar el sometimiento a la justicia del Clan del Golfo, una banda dedicada al narcotráfico, la minería ilegal y la extorsión, que ofreció rendirse desde septiembre de 2017.

Con esta nueva ley, el sometimiento de los grupos armados ilegales que así lo quieran podrá hacerse de manera colectiva y no solamente individual, como se hace hoy día.

Esta ley tiene mecanismos para enfrentar de forma más efectiva la delincuencia organizada, fija el procedimiento especial para que grupos armados ilegales se sometan a la justicia, no les da reconocimiento político o mecanismos de la Justicia Especial para la Paz (JEP) a los grupos delictivos organizados y pretende luchar contra organizaciones y delincuentes responsables de masacres contra líderes y movimientos sociales.

Entre los beneficios que tendrán con este sometimiento será condiciones especiales de reclusión y rebajas hasta la mitad de la pena, que perderán si incumplen lo pactado, y claro está que no escabullirán la extradición que pese contras algunos de ellos.

En este proceso deberán ser aceptados aquellos delitos cometidos en razón a la pertenencia del grupo armado organizado.