Trump nomina a juez conservador para Corte Suprema de EU

Jueves, 12 Jul, 2018

La búsqueda de Trump comenzó casi dos semanas antes, cuando el juez Anthony Kennedy, de 81 años, lo visitó en la Casa Blanca para anunciar su plan de retiro.

El líder de la moniría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, expresó su oposición a la nominación del juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema de EE.UU.

Algunos conservadores manifestaron sus preocupaciones sobre Kavanaugh -un juez de carrera y exsecretario de Kennedy-, de quien cuestionaron su compromiso con temas sociales como el aborto, y destacaron que el tiempo que sirvió durante el presidente George W. Bush evidenciaba que sería más una elección de centro.

De esa lista salió el juez Neil Gorsuch el año pasado y Trump quería repetir esa jugada.

En una mirada a más corto plazo, Kavanaugh podría también darle una mano a Trump en sus embrollos judiciales.

McConnell agregó que el registro judicial del republicano de Kentucky, de 53 años, "demuestra una comprensión firme del papel de un juez en nuestra República: descartar puntos de vista personales y preferencias políticas a fin de interpretar nuestras leyes tal como están escritas".

Pero no todos aplaudieron hoy el nombramiento de Kavanaugh, puesto que demócratas y grupos de corte progresista en todo el país lo describieron como un "reaccionario" y juez de "extrema derecha" que, según advirtieron, podría continuar replegando los derechos de las mujeres y las minorías.

No obstante, en un momento de temores en la izquierda y expectativas en la derecha sobre la posibilidad de que el Supremo invalide en algún momento el fallo de 1973 que legalizó el aborto a nivel nacional, Trump insinuó que no había elegido a su candidato pensando en ese tema. "Y he encontrado a esa persona", afirmó al presidente.

Kavanaugh también es muy respetado en los círculos legales conservadores, aunque no tiene la simpatía del ala más dura de los republicanos, donde voces como la del senador Ted Cruz auguraron recientemente que el juez decepcionaría a las bases derechistas. Le critican opiniones supuestamente ambiguas sobre el uso de métodos anticonceptivos y la argumentación de su dictamen, en 2011, sobre la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama, que supuestamente allanó el camino para que el Supremo decretara la constitucionalidad de esa norma.

Schumer señaló que los demócratas se opondrán a la confirmación del magistrado conservador "para salvar la libertad reproductiva de la mujer, salvar las protecciones de salud para millones, los del colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) y salvar los derechos y libertades que todos disfrutamos".

Esta noche, en la Casa Blanca, Kavanaugh recalcó su fe católica, aunque prometió que, de ser confirmado en el Senado, mantendrá "una mente abierta en cada caso" y preservará "la Constitución de Estados Unidos y la legalidad".

"Mi filosofía judicial es sencilla: un juez debe ser independiente y debe interpretar la ley, no hacer la ley".

Kavanaugh necesita ahora la confirmación por mayoría absoluta del Senado, que los republicanos dominan 51-49, por lo que el eventual apoyo de legisladores demócratas afianzaría su llegada al Tribunal Supremo.