Amnistía Internacional desplega una pancarta en Londres como Trump

Viernes, 13 Jul, 2018

UU. y su esposa, Melania Trump, fueron recibidos en el palacio de Blenheim, en el condado de Oxfordshire, con una solemne ceremonia militar antes de su cena con empresarios británicos.

Así, la reunión de mañana se producirá en Chequers, al sureste, mientras que la reina Isabel II le recibirá para tomar el té en el castillo de Windsor, para evitar el céntrico palacio de Buckingham.

Según un sondeo del instituto YouGov publicado el jueves, el 77% de los británicos tiene una opinión desfavorable de Trump, el 74% lo considera un sexista y el 63% un racista.

May aseguró al presidente de EE.

Trump sostuvo que le había dicho a May cómo hacer un trato sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea pero "ella no estuvo de acuerdo; no me escuchó", apostilló.

Donald Trump y Melania pasarán la noche en Winfield House, la residencia oficial del embajador de Estados Unidos en Londres, Woody Johnson.

En particular, el Reino Unido desea advertir al presidente de EEUU sobre una asociación demasiado cercana con el presidente ruso, Vladímir Putin, con quien el jefe de la Casa Blanca se entrevista el próximo lunes en Finlandia. "No hay alianza más fuerte que nuestra relación especial con Estados Unidos y no habrá alianza más importante en los próximos años", añadió.

La movilización en contra de la visita de Trump es la más grande desde las masivas protestas callejeras contra la guerra de Irak en 2003.

Trump no se muerde la lengua y ya ha protagonizado ya varios desaires a May.

Como ya hicieron en Londres, los defensores escoceses de la protesta con el bebé que parodia al presidente han firmado una petición instando a las autoridades a otorgar los permisos necesarios para que el globo sobrevuele el hotel, que durante el fin de semana estará bajo zona de exclusión aérea.

Lo que más llamó la atención del vestido fue la larga capa que tenía y hacía juego perfecto con el look de la esposa de Trump.

La figura, que mide seis metros de altura y representa a un bebé enfadado que solamente lleva pañales y un móvil en la mano, sobrevolará este viernes durante dos horas el cielo de la capital británica a iniciativa del colectivo Nona Hurkmans.

"Pero tener una relación especial significa que esperamos los más altos estándares el uno del otro, y también significa hablar cuando creemos que los valores que apreciamos están bajo amenaza", dijo. "Haremos una gran manifestación nacional contra su política sexista, racista, bélica, de odio y de negación del cambio climático", dijeron los organizadores.