Científicos descubrieron el color más antiguo de la Tierra

Viernes, 13 Jul, 2018

Pero un nuevo fósil mostró uno de los colores más antiguos de nuestro planeta, que sobrevivió a 1100 millones de años.

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Australia descubrieron registros del que sería el color más antiguo del mundo.

Todavía hace falta encontrar más fósiles que tengan restos de cianobacterias para descubrir más colores, pero por ahora, el podríamos decir que el color rosa brillante es el color más antiguo en habitar el planeta.

De acuerdo a lo relatado por la cadena estadounidense ABC, estos colores habrían sido encontrados en rocas localizadas en la cuenca de Taoudeni en Mauritania, ubicada en África Occidental.

El equipo de investigadores de Australia, Japón y EE.UU. también pudo usar los pigmentos para confirmar que los antiguos ecosistemas marinos estaban dominados por pequeñas cianobacterias, un tipo de bacteria que obtiene energía a través de la fotosíntesis.

"Los pigmentos rosas brillantes son los fósiles moleculares de la clorofila producida por organismos fotosintéticos que habitaban en un océano desaparecido hace tiempo", señaló.

Los investigadores machacaron las rocas de más de mil años de antigüedad hasta convertirlas en polvo, pero antes extrajeron y analizaron los organismos antiguos en ellas.

Las rocas fueron enviadas a la universidad por una compañía petrolera que buscaba crudo en el desierto del Sahara hace diez años.

Significa que lo que los investigadores descubrieron es una molécula con pigmento biológico de más de mil millones de años y que todavía se preserva en la actualidad, dijo Brocks, quien comparó el hallazgo con descubrir piel fosilizada de dinosaurio tras más de 100 millones de años y que el color del animal siguiese todavía intacto. Según Brocks, la respuesta estaría en la estructura isotópica de la molécula, en la que se podría revelar que las causas estén relacionadas con el suministro limitado de grandes cantidades de alimentos como las algas.

"Los océanos cianobactriales comenzaron a desparecer hace unos 650 millones de años, cuando las algas comenzaron a diseminarse rápidamente para proveer el empuje de energía necesaria para la evolución de sistemas complejos, donde los grandes animales, inclusive humanos, podrían desarrollarse en la Tierra", explicó Brocks.