OEA cita a sesión extraordinaria para tratar situación en Nicaragua

Sábado, 14 Jul, 2018

La crisis en Nicaragua se inició el 18 de abril, en medio de una protesta, de mayoría estudiantil, luego de que el presidente Daniel Ortega [VIDEO] propusiera una reforma al seguro social. El Gobierno revocó la propuesta, pero las protestas continuaron y se transformaron en unas movilizaciones en contra de la administración de Daniel Ortega.

Un grupo de obispos, entre ellos el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, fueron agredidos esta semana por progubernamentales y paramilitares cuando llegaban a una iglesia en el suroeste del país Los policía y grupos armados ilegales irrumpieron en esa ciudad y mataron a unas 14 personas según organismos de derechos humanos.

"Si realmente el Ejército tiene bajo su control el inventario de armas de alto calibre que se ha logrado descubrir en los diferentes lugares donde se han realizado estas acciones en contra de la ciudadanía, que abra el Ejército de Nicaragua un proceso de auditoría e investigación para delimitar la responsabilidad con seriedad y formalidad", dijo el secretario general de la ANPDH, Álvaro Leiva.

El objetivo de la reunión es "considerar la evolución de la situación de Nicaragua" tras la solicitud de las misiones de Argentina, Canadá, Chile, Estados Unidos y Perú, según ha informado la OEA en un comunicado.

Si en días pasados se reportaron las agresiones por parte de encapuchados a un grupo de eclesiásticos, ayer se conoció que al menos 351 nicaragüenses han muerto y 261 más están desaparecidos en estos meses de protestas desatadas contra el Gobierno, según informó la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh).

"Es un informe apresurado y carente de objetividad".

Sin embargo, las manifestaciones se extendieron debido la represión en las marchas y la muerte de personas víctimas de la violencia, un claro indicio de violaciones a los Derechos Humanos.

Ante las críticas por ello, la Asamblea General, la cita anual más importante de la organización panamericana, aprobó en junio una declaración que fue consensuada y presentada por la propia Nicaragua y por Estados Unidos y que generó críticas en la oposición nicaragüense por evitar responsabilizar y condenar expresamente al Gobierno de Ortega por la violencia y las muertes.

En su informe, Abrao dijo que el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), sumó 52 fallecidos y múltiples heridos "en el contexto de represión actual". "Cada uno de estos actos es inadmisible", pronunció la ministra consejera Linyi Baidal.

Las formas de represión contra la población manifestante y opositora se profundizan y diversifican.