Este sábado despega la Sonda Parker para intentar tocar el Sol

Sábado, 11 Ago, 2018

Pero incluso a una distancia de 6,1 millones de kilómetros volará lo suficientemente cerca del Sol como para poder observar cómo el viento solar pasa de una velocidad subsónica a una supersónica, de acuerdo con la NASA.

Se estima que la sonda alcance su primer punto de aproximación el 5 de noviembre y el último en el año 2025, una fecha en la que se encontraría a seis millones de kilómetros de la superficie del sol.

La combinación de mediciones in situ e imágenes aportará información crucial sobre la corona y el origen y la evolución del viento solar. Parker Solar Probe viajará a través de la atmósfera del Sol -denominada corona-, enfrentándose a una radiación y un calor brutal, para ofrecer a la humanidad las observaciones más próximas conseguidas hasta ahora de una estrella.

La nave incorpora cuatro conjuntos de instrumentos (FIELDS, WISPR, SWEAP e ISOIS) para estudiar los campos magnéticos, el plasma, las partículas energéticas y el viento solar.

La NASA espera que la misión le ayude a conocer mejor el funcionamiento de las estrellas y a recopilar datos para mejorar las predicciones meteorológicas en la Tierra. Los científicos llevan más de 60 años buscando respuestas pero hasta ahora no han podido llevar a cabo investigaciones porque no existía la ingeniería térmica necesaria. Asimismo espera que descubra muchos de los misterios del Sol como, por ejemplo, por qué la corona, al contrario de lo esperado por las leyes de la física, está más caliente que la propia superficie solar. No obstante, estará protegida por un escudo compuesto de carbono de casi 12 centímetros que tendrá que soportar temperaturas de cerca de 1.377 grados centígrados.

Los promotores de esta misión consideran que revolucionará la comprensión de nuestra estrella, cuyas condiciones cambiantes se propagan al resto del sistema solar, afectando también a la Tierra. Se trata de la primera sonda de la NASA que recibe el nombre de un científico vivo, el astrofísico Eugene Parker, de 91 años. "Es muy emocionante que finalmente podamos echar un vistazo".

Acercarse al sol mientras está "en letargo" permite seguir mejor cómo cambian las regiones activas, las manchas solares y la emisión de partículas a medida que se avanza hacia el máximo del nuevo ciclo solar, explicó Mauro Messerotti, del Observatorio de Trieste del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF). Estoy seguro de que habrá algunas sorpresas.

En los años 50, Parker planteó una serie de conceptos sobre cómo las estrellas desprenden energía.