ONU llama al desarme nuclear en aniversario del bombardeo de Nagasaki

Sábado, 11 Ago, 2018

Durante la conmemoración del 73 aniversario del ataque nuclear sobre esa ciudad japonesa, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, expresó su preocupación por la modernización de los arsenales que llevan a cabo países con armas nucleares, destaca Prensa Latina.

El secretario general de Naciones Unidas afirmó que Nagasaki es "un monumento a la capacidad de sobreponerse" a la tragedia, y afirmó que los supervivientes al ataque atómico "son un referente para la paz y para el desarme nuclear".

Guterres se reunió este miércoles en Tokio con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, a quien aseguró que su visita es de "importancia trascendental" para él porque será el primer titular de la ONU que asistirá a la ceremonia anual en Nagasaki en honor a las víctimas de las bombas nucleares de 1945.

Guterres lamentó que 73 años después del bombardeo "todavía haya mucha gente que viva bajo el miedo a una guerra atómica, en Japón y en otras partes del noreste de Asia", en alusión a los temores a un posible conflicto nuclear en la península de Corea, que alcanzaron su punto álgido el año pasado.

"Hay una necesidad urgente de desarme de todo tipo, en particular nuclear", insistió.

En este sentido, recordó que en julio del año pasado la mayoría de países de Naciones Unidas apoyaron el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares, firmado por 122 estados miembros aunque con la notables ausencia de las potencias atómicas y sus aliados, Japón entre ellos.

Los países que poseen el arma atómica "tienen una especial responsabilidad para liderar estos esfuerzos", dijo Guterres, quien añadió que el desarme constituye "la mejor fuerza para la paz y la estabilidad" internacionales.

El bombardeo de Nagasaki, el 9 de agosto de 1945, fue el segundo ataque nuclear de Estados Unidos contra Japón, que causó la muerte de 70 mil personas, tres días después de que la bomba arrojada sobre Hiroshima asesinara a 140 mil. Los ataques provocaron la rendición de Japón, finalizando la Segunda Guerra Mundial.

En el tributo anual a las víctimas de Nagasaki, el primer jefe de la ONU solicitó que se escuche a los sobrevivientes conocidos como "Hibakusha", para que nunca más suceda algo tan terrible como el bombardeo que dejó una grande y dolorosa cicatriz en la humanidad.