Gobierno mantiene su cifra oficial de 64 muertes — Comedia de errores

Domingo, 12 Ago, 2018

El huracán María, seguido dos semanas después por el huracán Irma, dejó a la isla sin electricidad ni agua y provocó inundaciones que privaron a muchos enfermos y ancianos de atención médica.

El error en el borrador era obvio, ya que las "64 vidas" no responden a "informes iniciales" sino a la lista oficial del Gobierno con 64 personas de carne y hueso. Las cifras provienen de estadísticas del registro de fallecimientos que fue publicado en junio, pero que nunca fueron reconocidas públicamente por funcionarios de la isla. "El cálculo fue posteriormente reconsiderado en 1427".

El gobierno fue ampliamente criticado por hacer un conteo demasiado bajo de las personas que murieron en la isla mientras la falta de energía eléctrica se extendía durante meses, lo que hizo que la cantidad de muertes por causas como la diabetes y septicemia se disparara.

El reconocimiento silencioso fue reportado por primera vez el jueves por el diario The New York Times. Se espera que el informe sea dado a conocer este mes. "No queremos decirlo en voz alta o publicitarlo como una cifra oficial". El saldo oficial se dará a conocer y podría ser cercano a esa cifra. "Sin embargo, hasta que veamos el estudio y tengamos la precisión, no podremos reconocer el número como oficial".

La cifra incluiría muertes por causas directas o indirectas.

"El número oficial está siendo revisado como parte de un estudio en curso por la Universidad George Washington", mencionó el informe.

El Centro de Periodismo Investigativo, académicos y otros medios de comunicación incluyendo el propio The New York Times llevamos haciendo cómputos desde diciembre de 2017. Un estudio muy publicitado de la Universidad de Harvard muestra que las muertes pudieron fluctuar entre 800 y 8500.

En noviembre, la CNN encuestó a 112 funerarias, aproximadamente la mitad del total, en toda la isla, y descubrió que los directores y el personal de la funeraria habían identificado al menos 499 muertes que creían relacionadas con el huracán María y sus caóticas consecuencias, que incluyeron meses sin poder para muchos de los 3,3 millones de residentes de la isla.

Al igual que se marchan los policías, los médicos están en estampida, según admitió la prensa en San Juan, la capital, que dibuja un panorama desolador de un país que, según se afirma, goza de los beneficios de su condición colonial. Uno de los principales problemas a los que se enfrentó la isla fue la caída del servicio eléctrico, que afectó prácticamente a todo Puerto Rico.