Grupo de Lima llama 'evento' a atentado contra Maduro

Domingo, 12 Ago, 2018

Durante una reunión con generales y almirantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Nicolás Maduro se refirió al hecho ocurrido el pasado sábado 4 de agosto, en el que fue víctima de un intento de homicidio con drones cargados de explosivos, mientras realizaba un discurso público en el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana.

"Debemos empeñarnos, si es posible diariamente, en exigir, en aportar los elementos de juicio para que estos asesinos que se amparan en el estado la Florida, en Perú y en Colombia sean capturados y entregados", dijo Maduro en alusión a los supuestos responsables del atentado que estarían "escondidos" en estos países.

En cadena obligatoria de radio y televisión, Maduro explicó que le pidió al canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, gestionar estas solicitudes.

El gobernante venezolano dijo apelar a la "buena fe" de su homólogo estadounidense, Donald Trump, "más allá de las diferencias que tenemos y que seguirán existiendo".

Tras una semana de silencio, el grupo minoritario de gobernantes de la región mantuvo su negativa a condenar el ataque con drones lanzado contra Maduro el 4 de agosto y se sumó a Estados Unidos en el afán de poner en duda el ataque, pese a las confesiones de un diputado y un exmilitar cómplices de la acción.

"No creo que el presidente Donald Trump proteja y ampare asesinos que utilizan el territorio de los Estados Unidos para ordenar un ataque con bombas terroristas y un asesinato de las más altas autoridades civiles y militares de Venezuela, incluyendo al presidente", expresó.

"Yo estaría de acuerdo que venga el FBI y participe en la investigación y ayude para desmembrar las células terroristas que están en la Florida, estoy de acuerdo fiscal general, encárguese usted de eso (.) y ojalá salgo algo bueno de eso", remarcó.

El Grupo de Lima, contrario a la administración de Nicolás Maduro, calificó hoy como "evento" el reciente atentado contra el primer mandatario bolivariano, en sintonía con la posición de Estados Unidos y la oposición extrema venezolana.

Maduro reiteró que el expresidente Santos dio la orden de asesinarlo y actuó en coordinación con el expresidente del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, "quien recibe la orden, los recursos, la logística, el apoyo y el plan" y "es quien asume la responsabilidad ante la historia de asesinar al presidente".