Rescatada de una secta en Perú

Lunes, 13 Ago, 2018

Entendemos que los medios de comunicación, como parte fundamental de nuestro caso y al igual que toda España os habéis conmovido con esta historia y os merecéis una imagen para poder tener un final feliz, por la parte que respecta a Patricia.

Por su parte, la familia de Patricia Aguilar emitió un comunicado oficial en el que señalaban que, "en vista de la filtración de la noticia del regreso a España de Patricia, su bebé y Alberto", se veían en "la obligación de confirmarla antes de lo previsto, para no dar lugar a bulos o especulaciones". "Por ese motivo, una vez más os pedimos vuestra colaboración solicitando El máximo respeto posible ante la llegada de Patricia, que no olvidemos que es una víctima y sería perjudicial para ella un recibimiento mediático e impactante" , indica el comunicado de la familia de Patricia Aguilar.

Desde que lograron liberarla, la joven permaneció en un albergue de acogida del Ministerio de la Mujer de Perú, donde tanto ella como su bebé fueron atendidas de la desnutrición que sufrieron durante su estancia en una especia de cuadra en mitad de la selva peruana, que tal y como detalló una tía de la joven, se encontraba en una pésimas condiciones.Tanto Patricia como la bebé que tuvo con el autoproclamado líder de la secta Gnosis de Manrique, Félix Manrique, se encuentran "mucho mejor".

Patricia Aguilar con su padre, Alberto, y su hija de dos meses (@sospatriciasos).

Además, confirmaron que ofrecerán una rueda de prensa el próximo lunes en el Ayuntamiento de Elx y aclaran que los días previos a esa comparecencia informativa no hará más declaraciones. Solo tenía 16 años y lo que hizo con ella fue un "rapto psicológico".

Cuando se la rescató, junto a ella también se hallaban varias mujeres muy delgadas y con signos de violencia.

El padre de Patricia ya estuvo en Perú en enero pasado y en junio volvió a viajar al país andino para ayudar a la Policía a buscar a su hija, con quien se reencontró semanas después de ser liberada.

El 13 de julio, el 20° Juzgado Penal de Lima dispuso nueve meses de detención preventiva para Manrique tras la petición del Ministerio Público, y no solo enfrenta la investigación por el delito de trata, sino también por exposición al peligro y tocamientos indebidos de los menores que vivían con él y con las mujeres rescatadas.