Filipinas se prepara para la llegada de supertifón Mangkhut de categoría 5

Viernes, 14 Set, 2018

Mangkhut, esperado en las próximas 24 horas, es el tifón más violento de los que han afectado al país en lo que va de año.

El gobernador de Cagayán, Manuel Mamba, dijo por teléfono que ya habían comenzado las evacuaciones de los residentes de las amenazadas zonas costeras y municipios insulares del norte de la provincia y que se cancelaron las clases a todos los niveles. Los habitantes de Luzón, la principal isla de Filipinas , donde viven millones de personas, cubrían sus ventanas y reforzaban los tejados para evitar que los arranque la tormenta.

"Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma", declaró Michael Conag, vocero de defensa civil local.

A media tarde del viernes, Mangkhut estaba a unos 470 kilómetros (290 millas) de distancia sobre el Pacífico, y tenía vientos sostenidos de 205 km/h (127 mph) con rachas de hasta 255 km/h (158 mph), según los meteorólogos.

Desde el Gobierno filipino han asegurado estar preparados y han movilizado 30 millones de dólares (unos 27 millones de euros) para la respuesta de emergencia.

Al menos cuatro millones de personas están en la trayectoria directa de Mangkhut, que luego se dirigirá hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong.

"Estamos muy asustados. Dicen que el tifón es muy violento" afirmó a ala agencia de noticias AFP Delaila Pasion, que abandonó su vivienda.

El portavoz también explicó que se han desplegado "equipos de respuesta rápida" y que están listos "todos los activos terrestres, aéreos y marítimos" de las Fuerzas Armadas para las tareas de rescate y suministro de ayuda humanitaria en las áreas directamente afectadas por el tifón.

Con una gigantesca banda de nubes de agua de 900 km de ancho (560 millas), combinada con las lluvias monzónicas de la temporada, el tifón ocasionará intensos aguaceros que podrían traer aludes e inundaciones repentinas, según los meteorólogos. Asimismo, los pueblos de pescadores son muy vulnerables a los vientos fuertes y a las enormes olas que se abaten sobre la costa.

Haiyan, uno de los tifones más violentos en haber tocado tierra, azotó las islas del centro de Filipinas en noviembre de 2013, con vientos de más de 315 km/h.

El archipiélago filipino es golpeado cada año por una veintena de tifones, que causan cientos de muertos y agravan la pobreza de millones de personas.

Olas gigantes, parecidas a las de un tsunami, arrasaron con todo lo que encontraron a su paso. La catástrofe causó mas de 7.350 muertos o desaparecidos, y cuatro millones de personas se quedaron sin casa. Entraría por una zona al sur de Hong Kong y al norte de la provincia insular de Hainan y, aunque es probable que su potencia haya disminuido para entonces, seguiría teniendo vientos sostenidos de 175 km/h (109 mph), agregó.