Niño cae sobre pincho de carne y sobrevive de milagro

Viernes, 14 Set, 2018

El brochette le entró por la cara y le salió por arriba del cuello, atravesándole la cabeza.

Milagrosamente, hasta allí llegó la mala suerte de Xavier Cunningham.

El pequeño fue trasladado de urgencia a un hospital donde luego de varios estudios los médicos descubrieron que increíblemente el metal no le tocó ojos, médula espinal, ni ningún vaso sanguíneo.

La angustiosa experiencia de Xavier comenzó el sábado por la tarde cuando avispas lo atacaron en una casa en el árbol de su casa en Harrisonville, a unas 56 millas (35 millas) al sur de Kansas City.

Según recoge Exclusiva Digital, la señora Miller, con una gran sangre fía, lo primero que hizo fue tratar de tranquilizar a su hijo, quien le decía "Me estoy muriendo, mamá" mientras corrían al hospital local aunque, dada la gravedad de la situación, fue transferido al Hospital de la Universidad de Kansas, donde el director de neurocirugía endovascular Koji Ebersole evaluó la herida. "Fue uno en un millón para pasar 5 o 6 pulgadas a través de la parte frontal de la cara hacia atrás y no haber golpeado estas cosas". Él cayó al suelo y su madre, Gabrielle Miller, bajó corriendo las escaleras cuando escuchó sus gritos.

Xavier Cunningham se recupera después de que una brochette metálica le atravezara el cráneo (AP). Los médicos creen que Xavier se recuperará a plenitud. La cirugía se complicó porque la brochette no era cilíndrica sino que tenía caras rectangulares y debía extraerse muy rectamente para evitar que los bordes le hicieran más daño.

"No he visto nada que haya atravesado tal profundidad y que sea posible sobrevivir en esa situación, mucho menos una situación en la que creemos que la recuperación será casi completa o total", agregó el médico.