Florence causa cinco muertes y deja casi a un millón sin electricidad

Sábado, 15 Set, 2018

Una madre y su hijo murieron este viernes después de que un árbol cayese sobre su vivienda en Wilmington y otra mujer falleció de un ataque al corazón en Hampstead, ambas ciudades de Carolina del Norte (EEUU), como consecuencia del huracán Florence.

Desde la Agencia Federal de Manejo de Emergencias piden a la población que se tome la llegada del huracán de forma seria a pesar de su caída de categorías.

Unas 60 personas, entre ellas muchos niños, fueron evacuados de un hotel en Jacksonville, Carolina del Norte, luego de que fuertes vientos hicieron colapsar partes del techo, dijeron funcionarios locales.

Aunque su furia es menor a la esperada para un huracán que llegó a ser hace dos días de categoría de 4 y generar vientos de 225 kilómetros por hora, el peligro radica principalmente en las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

Pero ¿qué sucede con Florence, adónde irá tras sembrar muerte y destrucción en la costa de Carolina del Norte y del Sur?

En Carolina del Norte, unos 150.000 hogares ya se encuentran sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias.

Estas son las primeras muertes registradas por causa del huracán Florence por Carolina del Norte. Precipitaciones de esta intensidad ocurren "una vez cada mil años", agregó, pronosticando más inundaciones por el desborde de ríos la próxima semana.

Isaac se convirtió nuevamente en Tormenta Tropical al presentar este viernes por la tarde vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora (km/h), informa la Comisión Nacional del Agua. "Durante 20 años, me quedé en cada huracán; no va a ser demasiado grande", dijo a la AFP.

"Desafortunadamente, Florence está haciendo exactamente lo que se predijo", dijo el director de FEMA, Brock Long.

En New Bern, Carolina del Norte, el río Neuse subió tres metros y unas 150 personas debieron ser rescatadas.

"En unos pocos segundos, el agua subió hasta la cintura, ahora está a la altura del hombro", contó a CNN Peggy Perry, que debió refugiarse con tres familiares en la parte más alta de su casa.

La alerta de evacuación seguía vigente el viernes para más de 1,7 millones de personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia.

Se espera que este sábado el ojo de la tormenta avance tierra adentro sobre las Carolinas, para luego enfilar al norte hacia las montañas Apalaches al inicio de la próxima semana.