Ministros de defensa de Venezuela y Brasil estrechan lazos de amistad

Sábado, 15 Set, 2018

Sin embargo, explicó que esto ha sucedido debido a la guerra económica implementada con el propósito de derrocar al Gobierno venezolano.

Le pregunté: "'¿Necesitas ayuda?' Él acepta todo", sostuvo el ministro brasileño.

La Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), empresa estatal de Venezuela, concedió 90 días a Brasil para pagar una deuda de 40 millones de dólares. El estado de Roraima es el único del país que no está conectado a la red de electricidad de Brasil tras un acuerdo entre el expresidente Venezolano Hugo Chávez y su homólogo brasileño Fernando Henrique Cardoso. Mencionó que han traído de vuelta a personas desde Brasil y las han establecido en Santa Elena de Uairen.

"Él no tiene dinero para alimentar a su pueblo y admite que están saliendo por hambre".

Silva e Luna y su homólogo venezolano, Vladimir Padrino López, se reunieron la víspera en Puerto Ordaz, en el estado de Bolívar, para acercar posiciones entre ambos países en materia de Defensa y abordar la situación migratoria. Él cita el embargo económico.

"Debemos trabajar juntos para combatir los delitos transfronterizos que nos hacen mucho daño, como la seguridad ciudadana, el deterioro del medio ambiente, amenazas comunes a las que tenemos que abocarnos".

Padrino López aprovechó para rechazar la tesis de "crisis humanitaria" que se aplica sobre Venezuela, indicando que tal situación es inexistente y que es utilizada para agredir a la población y propiciar una intervención.

"Celebramos un acto de confianza en función de los dos países y de toda la región que necesita estabilidad y paz para crecer económicamente, políticamente y fraternalmente".

De igual manera se conversaron sobre los problemas fronterizos que padecen ambas naciones, con el fin de solventarlos utilizando como instrumento de ayuda el tratado de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y el Consejo de Defensa Suramericano, para construir una zona de paz, y mantener la cooperación, soberanía e integridad territorial en toda América del Sur, evitando la injerencia de asociaciones como Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan) que busca un desnivel en la paz de estos países.