OEA convoca sesión extraordinaria del Consejo Permanente por crisis Nicaragua

Sábado, 15 Set, 2018

La sesión fue convocada por la presidenta del Consejo, Rita Hernández, a petición del Grupo de Trabajo creado hace más de un mes para dar seguimiento a la crisis.

La medida superó la barrera de 18 votos que necesitaba para ser aprobada y contó con el respaldo de 19 países, entre ellos Chile, Colombia, México, Argentina, Perú y Estados Unidos.

Según el sétimo de los ocho puntos resolutivos del documento de poco más de dos páginas, el consejo formuló "un llamado a los Estados Miembros y Observadores a implementar, de conformidad con sus respectivos marcos legales y el derecho internacional aplicable, las medidas diplomáticas apropiadas para coadyuvar al restablecimiento del estado de derecho y la protección de los derechos humanos en Nicaragua".

La CIDH instaló en junio el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) y un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Nicaragua) para que de manera complementaria dieran seguimiento a las recomendaciones de la CIDH tras su visita al país en mayo.

A través de la cuenta en twitter de Venezuela en el organismo, se "rechaza la convocatoria del Consejo Permanente de la OEA, que no cuenta con el consentimiento de Nicaragua, lo cual constituye una peligrosa práctica que atenta contra los principios de la buena fe que deben regir las relaciones entre los Estados".

En ese sentido, la OEA exhortó a Ortega a que 'restablezca la cooperación' con la Acnudh con el fin de que 'pueda continuar con su constructivo trabajo' en el país centroamericano.

Las denuncias contenidas en los informes de ambas entidades han sido objeto de severa crítica por parte del gobierno nicaragüense, el que, entre otras acciones, finalizó abruptamente, el 30 de agosto, la invitación que había formulado a la Oacnudh para que enviase un grupo de trabajo al país.

La resolución de este miércoles es la tercera que aprueba la OEA desde el estallido el 18 de abril de las protestas que piden la salida del poder de Ortega y de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Muchos en Nicaragua exigen su renuncia y lo acusan de abuso y corrupción.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha responsabilizado al gobierno de Ortega de hacer uso desproporcionado e injustificado de la fuerza, que ha dejado un saldo de más de 300 muertos, según diversos organismos.

Además, exhortó al gobierno de Ortega "a que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo Nacional" y a que "cumpla con su compromiso de facilitar y brindarle la asistencia necesaria a la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)".