Bolsonaro dice que ganará elecciones sin necesidad de segunda vuelta — Brasil

Lunes, 08 Oct, 2018

Aunque las encuestas de Ibope y Dataholfa indicaban que tendría entre el 32 % y el 39 %, consiguió 46,66 % de los sufragios, con el 98.24 % del censo escrutado.

Haddad fue oficializado como candidato hace menos de un mes, después de que un tribunal electoral inhabilitase la postulación de Lula.

El "reemplazo" de Lula, Haddad, se estancó en las encuestas. La respuesta está en la consigna de su campaña: "Lula es Haddad". Al respecto, Cristina Gomes, profesora investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), comenta que "el brasileño se está adhiriendo a un perfil de líder autoritario, agresivo y machista".

Pese a que se presenta como un candidato "antisistema", Bolsonaro es diputado desde 1991 y militó en nueve partidos con distinta orientación ideológica y sin gran peso político hasta ahora. "Frente a la crisis política y económica, la gente está optando por una mano fuerte y la autodefensa armada".

Esos esbozos de acercamiento podrían ser tardíos, dado que durante la campaña de la primera vuelta, "Haddad se olvidó mucho del centro, que es fundamental", apuntó André César, de la consultora Hold en Brasilia. "La disputa se está dando entre PT y la extrema derecha". Asimismo, destacó que tienen la oportunidad de tener una segunda vuelta, la cual "tenemos que saber aprovechar con responsabilidad".

El pasado 2 de octubre, durante una marcha de seguidores de Bolsonaro, Eduardo aprovechó para comparar a las mujeres manifestantes de uno y otro lado: "Las mujeres de derecha son más guapas que las de izquierda".

Bolsonaro se enfrentaría en segunda vuelta ante el socialista Fernando Haddad, que obtuvo 27.24 por ciento de los votos válidos, de acuerdo con los datos oficiales.

Haddad fue ministro de Educación de 2005 a 2012, pero este cargo "no era una posición que le daba tanta proyección nacional".

Aunque no logró ganar en la primera vuelta, los aliados del ultraderechista obtuvieron grandes victorias a nivel estatal, en un resultado sorpresivo que mostró grandes derrotas para los candidatos del PT, incluyendo a la destituida expresidenta Dilma Rousseff, que se postuló para una banca en el Senado.

También ha asegurado que le apostaría a la inclusión y conservaría el plan de gobierno que había propuesto Lula. "Bolsonaro sería muy peligroso por lo que dice".

Bolsonaro justifica esta ideología.

La campaña fue una de las más convulsas desde el final de la dictadura en 1985.

Bolsonaro y Haddad son los vencedores y, al mismo tiempo, los candidatos con mayor índice de rechazo. Incluso ha dicho que no le parece mal que las mujeres ganen menos que los hombres "porque ellas se embarazan" y ha defendido la venta libre de armas.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil ha sido como un electrochoque para el país.

"Siempre hemos estado en segundo lugar, siempre hemos ido a segunda vuelta desde el 89 y enfrentaremos ahora respetuosamente esta lucha electoral".