El Papa Francisco culpa al diablo por abusos sexuales en la Iglesia

Miércoles, 10 Oct, 2018

Es el mismo diablo quien está tras la crisis que sufre la Iglesia por los casos de abusos sexuales y las separaciones interiores, afirmó este domingo elPapa Francisco. En abril, en un documento sobre la santidad en los tiempos modernos, decía, que "no deberíamos pensar en el diablo como un mito, una representación, un símbolo, una forma de hablar o una idea. Este error nos llevaría a bajar la guardia, crecer sin preocupaciones y terminar siendo más vulnerables".

El Papa Francisco, conturbado por los innumerables escándalos de abusos sexuales que cometen sacerdotes y altos jerarcas del clero en distintas partes del mundo, trazó ayer esta especie de Raya de Pizarro: "Tanto los abusos como su cobertura ya no pueden ser tolerados".

En una declaración de 11 páginas publicada el 26 de agosto, Viganò lanzó una banda sin precedentes por parte de un miembro de la Iglesia contra el Papa y una larga lista de funcionarios de la Iglesia del Vaticano y Estados Unidos.

Viganò, concluyendo que su ex jefe lo había elegido como el demonio disfrazado, se quejó en su siguiente declaración de que Francis "me comparó con el gran acusador, Satanás, que siembra el escándalo y la división en la Iglesia, aunque sin pronunciar mi nombre".

El Santo Padre había pedido, a través de una nota de prensa emitida por el Vaticano el 29 de septiembre, rezar el Santo Rosario para que la Virgen María ayude a la Iglesia en estos momentos de dificultades, junto con la antigua invocación a María llamada Sub Tuum Praesidium ("Bajo tu amparo"), y la oración a San Miguel Arcángel para invocar su defensa contra el mal.

En respuesta a la invitación del papa Francisco a rezar durante octubre pidiendo por el bien de la Iglesia, el obispo auxiliar de San Isidro, monseñor Martín Fassi, envió un mensaje en el que llama a los fieles a sumarse en la iniciativa de oración. Michael es mencionado varias veces en la Biblia como el líder de los ángeles que expulsaron a Lucifer, el ángel caído, del paraíso.