Los partidos brasileños se definen de cara al balotaje

Miércoles, 10 Oct, 2018

En la distribución de apoyos, Haddad pareció salir mejor parado, aunque aún es larga la cuesta que deberá encarar para dar vuelta el resultado de la primera vuelta del domingo, en la que logró el 29 % de los votos frente al 46 % de sufragios que obtuvo a Bolsonaro.

El domingo, Bolsonaro se quejó en Facebook de "problemas" con las urnas electrónicas que, según afirmó, le impidieron ganar en primera vuelta.

En sendas entrevistas con el Jornal Nacional de la televisión Globo el lunes, ambos candidatos desautorizaron a aliados y garantizaron que no irrespetarán la Constitución para impulsar sus proyectos, tratando de acercarse a electores centristas.

El exmilitar, de 63 años, tendrá que tratar sobre todo en reducir sus elevados índices de rechazo -de 45%, según la encuestadora Datafolha- cosechados a lo largo de una carrera plagada de declaraciones misóginas, homófobas y racistas, además de su justificación de la tortura durante la dictadura militar (1964-1985).

El expresidente Cardoso, uno de los líderes históricos del PSDB, no estuvo presente en la reunión.

Es la primera vez que el PSDB se queda fuera de la definición por la presidencia desde 1994, y adicionalmente en estas elecciones vio su bancada en la Cámara de Diputados reducirse de 54 a 29 integrantes.

Carlos Roberto Massa, conocido como Ratinho Junior y candidato del también modesto Partido Social Democrático (PSD), fue elegido gobernador de Paraná, con el 60,13 % de los votos, tras el impulso que consiguió con el apoyo del ultraderechista.

La excandidata y líder ambientalista Marina Silva (1%) dijo el domingo que hará oposición a cualquiera que resulte electo presidente, pero su partido Rede discute su posicionamiento.

Haddad confirmó que pretende conversar con algunos candidatos derrotados este domingo, entre los que citó al laborista Ciro Gomes y al socialista Guilherme Boulos, quien sólo obtuvo un 0,58 por ciento. "Él no", dijo también, en alusión a la consigna creada por el movimiento feminista contra Bolsonaro.

Bolsonaro no sólo es el principal favorito sino que según el último sondeo publicado horas antes de la apertura de los colegios, ampliaría su ventaja para esta primera vuelta de los comicios. "Es un escenario alarmante que tiende a agravarse con la polarización que se anuncia para los próximos días". Todos estos casos fueron luego desmentidos.

El Partido Social Liberal, al que pertenece Bolsonaro, aumentó de 8 asientos a 52 en la Cámara baja, mientras que el Partido de los Trabajadores, de Fernando Haddad -el segundo candidato con mayor votación-, perdió 5 asientos para quedar con 56.

Aunque le negó apoyo a Haddad en ese primer momento, el PSB fue claro en que no respaldaría a Bolsonaro por considerar que representa "una amenaza a la democracia y los derechos humanos", una sentencia que no fue reiterada este al momento de decidir cuadrarse con el PT, según reseñó la agencia de noticias EFE.