De Vido responsabilizó a Macri por estar en prisión sin sentencia previa

Jueves, 11 Oct, 2018

Julio De Vido, ex ministro de Planificación Federal, fue condenado este miércoles a la pena de cinco años y ocho meses de prisión en la causa que investiga la tragedia de Once, ocurrida en febrero de 2012 y que dejó 51 personas fallecidas y casi 800 heridos. De Vido enfrenta otras acusaciones por irregularidades durante su gestión como ministro.

La decisión fue tomada por el Tribunal Federal Oral Nº 4, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñíguez y Ana María D'Alessio, que lo encontró responsable del delito de defraudación contra la administración pública.

El organismo que conduce Laura Alonso consideró al detenido ex funcionario partícipe necesario del delito de administración fraudulenta agravada por haber sido cometida en perjuicio de la administración pública, en concurso real con el delito de estrago culposo agravado por haber causado la muerte de 52 personas y lesiones a 789.

En este proceso el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 4 define además la situación del exdirector de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (Uniren) Gustavo Simeonoff.

De Vido escuchó la sentencia por videoconferencia desde el penal de la localidad bonaerense de Marcos Paz, donde está detenido desde octubre de 2017. En aquella oportunidad fueron condenados los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi a 6 y 8 años de cárcel, respectivamente. "Por arte de magia, o mejor dicho, por arte de Mauricio Macri estoy en el juicio, me hicieron entrar por la ventana", expresó.

"Sé claramente dónde estoy y el motivo por el que estoy aquí".

También criticó al fiscal de juicio Juan García Elorrio porque -según dijo- "su falta de independencia ante testigos trascendentes daba toda la impresión que tenía su alegato final cuando empezó el juicio".

Es la primera condena que recibe el ex funcionario kirchnerista.

El primer juicio que concluyó con las condenas fue en diciembre de 2015, pero nadie fue preso; quedó sujeto a la ratificación del fallo.

Por la mañana, cuando pudo expresarse por última vez ante el Tribunal a la espera de la sentencia, De Vido argumentó que había llegado como acusado en esta causa -la segunda que analiza las responsabilidades gubernamentales en torno a la tragedia de Once- como supuesta " víctima de una perversa persecución política-mediática-judicial". Parece que, entre tantos arrepentidos, el ministro es uno más.