El insólito membrete del pacto Sánchez - Iglesias para los Presupuestos

Jueves, 11 Oct, 2018

La subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros y un aumento de presupuesto para el plan estatal de vivienda con mayor protección a los inquilinos y posibilidad de que los ayuntamientos regulen los precios del alquiler son algunos de los puntos del acuerdo presupuestario entre el Gobierno y Podemos.

Han sido más de dos meses de intensas negociaciones que han plasmado en la Moncloa con una firma y un apretón de manos. Pedro Sánchez, por su parte, ha optado por colocar el membrete institucional del Gobierno en un pacto en el que debería aparecer el de su partido, el PSOE.

No obstante, el planteamiento inicial era una posible subida del tipo marginal del 23% al 30%, las partes han decidido no ir tan lejos y, como adelantaba esta semana RNE, finalmente la subida solo será de cuatro puntos porcentuales, hasta el 27%, y afectará a las rentas de más de 140.000 euros, según confirman fuentes próximas a las negociaciones.

Sánchez ha recibido a Iglesias a las 8.30 horas en la sede de la Presidencia del Gobierno y ambos han mantenido una reunión, tras la que han rubricado el texto del acuerdo ante los informadores gráficos.

El Gobierno se encuentra negociando a contrarreloj con el grupo confederal Unidos Podemos -Podemos-En Comú Podem-En Marea- para recabar su apoyo de cara a los Presupuestos de 2019.

El pacto también incluye aprobar una regulación de la publicidad del juego de azar y las apuestas en línea, de ámbito estatal, similar a la de los productos del tabaco.

El pacto se cerró a lo largo de la noche y madrugada de este jueves de forma precipitada pero eso no ha impedido que los dePablo Iglesias coloquen su distintivo en el documento.

El partido de Iglesias anunció el lunes que en ese momento estaban en el 'no', porque faltaban algunas de las medidas que consideran prioritarias y fundamentales, como las destinadas a pinchar la burbuja del alquiler, la subida del salario mínimo a 1.000 euros en 2019, la recuperación del subsidio por desempleo a partir de los 52 años y la provisión de fondos para pagar las ayudas de dependencia a los beneficiarios que no las cobran.

Según ha dicho, las nuevas cuentas públicas incluirán medidas relativas al acceso a una vivienda "digna" de los ciudadanos. "El Gobierno se va a comprometer con todas las políticas que afecten a los ciudadanos".