Investigación imparcial demuestra suicidio de concejal opositor — Fiscal venezolano

Jueves, 11 Oct, 2018

Desde el gobierno venezolano aseguraron que se trató de un atentado contra el presidente Maduro.

Estas son las incógnitas de un caso que ha conmocionado al país, aumentando la preocupación internacional por la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Saab aseguró que Albán se levantó abruptamente de la mesa donde se encontraba almorzando, dijo que quería ir al baño y corrió hacia la ventana del décimo piso, desde donde se arrojó.

La caída, dijo el fiscal, acabó con su vida.

Poco después, el ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Reverol, calificó lo ocurrido como un "suicidio".

Albán, del partido de oposición Primero Justicia, había sido detenido el viernes pasado y, según sus compañeros de organización, debía ser presentado hoy para una audiencia en los tribunales.

"Que haya una investigación imparcial sobre la inexplicable, violenta y trágica muerte del concejal Albán", expresó el cardenal Jorge Urosa.

El comunicado eclesiástico añadía que Albán había estado hasta el día antes de morir "sereno y tranquilo" y que incluso había dado "directrices a su equipo para que mantuviese el trabajo en favor de los pobres".

Desde las filas opositoras se destacó también una aparente contradicción en la versión gubernamental.

Tras un sentido velatorio y una caminata multitudinaria de tres horas hasta el Cementerio del Este, en Caracas, el cuerpo del concejal Fernando Albán fue enterrado este miércoles en medio de una guerra de versiones sobre las causas de su muerte y comparaciones con crímenes políticos similares ocurridos en Venezuela en la década de los sesenta.

Según el gobierno venezolano, el lunes Albán se suicidó mientras estaba detenido en los temidos calabozos del servicio de inteligencia (Sebin).

Las autoridades lo acusan de tomar parte en el complot para asesinar al presidente Nicolás Maduro y en "actos desestabilizadores".

El Parlamento también exige al Gobierno "que permita la entrada al país de expertos e investigadores independientes, designados por organismos de Derechos Humanos de la ONU y/o del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, para investigar la muerte de Albán".

¿Ha habido una investigación satisfactoria?

Saab prometió una "investigación exhaustiva" para esclarecer las circunstancias.

Dicho esto, la portavoz subrayó que "Albán estaba bajo la custodia del Estado y por lo tanto el Estado tenía la responsabilidad de velar por su seguridad, integridad personal y dignidad".

La embajada estadounidense en Caracas emitió un comunicado en el que describió la muerte de Albán como "sospechosa y violenta".