La potencia del huracán Michael, desde el espacio

Jueves, 11 Oct, 2018

Continúa la alerta por vientos catastróficos y riesgo para la vida.

Similar decisión tomó este lunes el gobernador de Florida, Rick Scott, quién instó al presidente de EE.UU., Donald Trump, a que hiciese lo propio, medida que se conoció este martes y con la que el mandatario facilita la llegada de recursos federales de asistencia.

Los miembros de la Guardia Nacional y de la Fuerza Aérea y representantes de los servicios de emergencias, indicaron que "la tormenta está aquí".

En su último boletín, el NHC advierte además de que espera que el ciclón se fortalezca todavía más antes de tocar tierra durante este miércoles en la zona del "Panhandle" o del "Big Bend", la esquina noroccidental del estado, y luego cruzará debilitado el sureste del país.

El centro del huracán pasó muy cerca del cabo de San Antonio, el extremo más occidental de la isla, con categoría 1 y vientos de hasta 90 millas por hora.

Según un aviso de las 6 de la tarde, la tormenta estaba ubicada a 32 kilómetros al oeste-noroeste de Bainbridge, Georgia, y a 80 kilómetros al suroeste de Albany, Georgia. Se movía con dirección nor-noreste a 21 kilómetros por hora.

La velocidad del viento máxima ahora alcanza 230 kilómetros por hora, informa el NHC.

El fenómeno pasó rápidamente de una depresión tropical el fin de semana a una poderosa tormenta de categoría 4 la mañana del miércoles, pasando por categoría 2 menos de un día antes.

Entre estos peligros que se prevén provocará Michael en el sureste de los Estados Unidos se destacan una marejada ciclónica de hasta 14 pies sobre el nivel del mar. El NHC ha recomendado a los residentes de las zonas costeras del noroeste de Florida que sigan las advertencias de desalojos que emita el gobierno, pues se auguran inundaciones costeras. Pero los temores persisten porque algunos no atendieron a los llamados oficiales cuando el huracán comenzó a avanzar hacia el norte sobre las cálidas aguas del golfo.

"Supongo que es el mejor escenario posible. No creo que nadie haya vivido algo así en el Panhandle", afirmó el meteorólogo Ryan Maue, de weathermodels.com, a The Associated Press. "Esto tendrá vientos que dañarán estructuras en la costa y vientos con fuerza de huracán tierra adentro".

"No sabemos si se va a llevar nuestras casas o no", dijo Jason McDonald, de Panama City, quien agregó que él y su esposa condujeron con sus dos hijos, de 5 y 7 años de edad, hasta el norte de Alabama.

En La Habana, más alejada del centro de la tormenta pero afectada por las lluvias, el paso de Michael propició la recogida de 71,000 metros cúbicos de basura, uno de los principales problemas que afronta la ciudad.