Zapatero pide esperar a investigación de la Fiscalía venezolana sobre Albán

Jueves, 11 Oct, 2018

Durante el debate los funcionarios expusieron que existen "contradicciones" entre las versiones del fiscal general, Tarek Saab, y del ministro de Interior, Néstor Reverol, sobre cómo murió el concejal que fue detenido el viernes al llegar a Venezuela procedente de EE.UU. acusándole de estar implicado en el atentado a Maduro.

Maduro no se ha referido al tema.

Más temprano, Primero Justicia, en su cuenta en Twitter, denunció que se pretende cremar el cuerpo del concejal para "ocultar evidencias de su asesinato".

Según el gobierno venezolano, el lunes Albán se suicidó mientras estaba detenido en los temidos calabozos del servicio de inteligencia (Sebin).

El Parlamento exigió al Gobierno que permita la entrada al país de expertos e investigadores independientes, designados por organismos de Derechos Humanos de la ONU y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos para investigar la muerte de Albán. "Inclusive, envió directrices a su equipo para que se mantuviese trabajando en favor de los pobres", subrayó en un comunicado la Arquidiócesis, fuerte crítica del gobierno.

El abogado de Albán, Joel García, dijo a periodistas que no pueden afirmar ni negar que se tratara de un suicidio.

Albán era concejal en el municipio caraqueño de Libertador, sede de todos los poderes públicos y territorio considerado bastión del chavismo gobernante.

Nicolás Maduro calificó los hechos del 4 de agosto de "magnicidio en grado de frustración" y responsabilizó como autor intelectual al diputado Julio Borges, fundador de Primero Justicia y exiliado en Colombia.

El concejal fallecido había viajado a Nueva York la semana pasada para visitar a sus hijos y acompañó a Borges a Naciones Unidas.

Dirigentes opositores y hasta la Iglesia católica exigen al gobierno que se aclaren las causas de la muerte del concejal Albán.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, escribió en Twitter que la muerte de Albán es "responsabilidad directa de un régimen torturador y homicida".

La versión oficial de su muerte "ofende el sentido común", indican los ex presidentes, quienes señalan que antes de morir Albán "fue víctima de una desaparición forzada" y estuvo en esa situación "más de 20 horas".

"Esto no es suicidio, esto es homicidio", gritaban, custodiados por agentes policiales.

En Venezuela hay unos 236 presos políticos, según la ONG Foro Penal.