Suben a cuatro los muertos por actual temporal de lluvias en Nicaragua

Viernes, 12 Oct, 2018

En total, las lluvias caídas desde el pasado día 5 de octubre han dejado 4 muertos, incluyendo tres al intentar cruzar ríos crecidos, y 5 mil 916 familias afectadas, lo que equivale a 24 mil 461 personas, según el balance general sobre los daños.

La primera víctima como consecuencia de las lluvias fue Yerlin Sujey Castro Duarte, de 34 años, originaria del departamento de Jinotega y que se dedicaba a la venta de mazorca de maíz.

El 96 por ciento de las personas evacuadas en albergues temporales son del municipio de Tipitapa, 25 kilómetros al norte de Managua, según el informe.

A pesar que la intensidad de las lluvias irá disminuyendo en las próximas horas, el Gobierno de Nicaragua mantiene la alerta amarilla, al menos sobre toda la franja del Pacífico, según anunciaron representantes del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), a medios oficialistas.

Asimismo, el Sinapred reportó al menos 3 mil 123 viviendas anegadas en Nicaragua por las lluvias de los últimas cuatro días en 12 de los 15 departamentos y dos regiones autónomas del país centroamericano, y en 54 de los 153 municipios.

Las autoridades esperan más lluvias por las próximas 24 horas y advirtieron que los suelos se encuentran "altamente saturados", por lo que "todo lo que caiga (de lluvia) puede provocar inundación y deslizamiento".

Al menos 60 escuelas resultaron dañadas por las lluvias persistentes que afectaron Nicaragua entre el jueves y el domingo pasado, como producto de dos centros de bajas presiones que afectaron al país, informó el Ministerio de Educación (Mined).

El informe emitido la mañana de este lunes fue preliminar, según las autoridades, ya que un equipo dividido en ocho brigadas recorre el país para detectar daños no reportados, indicó el Mined.

Las precipitaciones han afectado a unas 3.050 viviendas, de las cuales tres han sido totalmente destruidas, y 54 sufrieron daños parciales, según el reporte oficial.

La alerta amarilla en Nicaragua ordena a las instituciones y a la población estar listos para actuar ante un fenómeno que podría terminar en desastre, lo que permite mantener preparados los centros de albergue y unidades de rescate ante posibles evacuaciones y emergencias.

Las zonas de bajas presiones, tanto en el Caribe como en el océano Pacífico, son fenómenos propios de la temporada de huracanes, que va del 1 de junio al 30 de noviembre.