ONU asegura que pérdidas económicas se han disparado por desastres climáticos

Sábado, 13 Oct, 2018

Según los expertos, las pérdidas económicas provocadas por las catástrofes sumaron 2.9 billones de dólares entre 1998 y 2017, de los cuales 2.24 billones vinculados (77 por ciento del total) a desastres relacionados con el clima.

Un informe publicado por la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (Unisdr) advierte que las pérdidas económicas mundiales debido a los fenómenos relacionados con el clima han aumentado dramáticamente en los últimos 20 años. Las inundaciones y las tormentas fueron los desastres más habituales. En términos financieros, Estados Unidos, China y Japón han sido, en este orden, los países que más han perdido por esta causa.

Los desastres vinculados con el clima, de acuerdo con el informe, están estrechamente relacionados con el fenómeno del calentamiento global.

Esta cifra representa un "aumento espectacular" del 151% en comparación con las pérdidas registradas entre 1978 y 1997, que ascendieron a 895.000 millones de dólares.

El informe "Pérdidas económicas, pobreza y desastres 1998-2017" profundiza en la brecha entre ricos y pobres, pues los que más sufren el cambio climático son los que menos contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero. "Muchos de ellos, incluidos niños, estarán muertos para entonces".

"Habrán muertos por las catástrofes o por la malnutrición, que será una de las consecuencias de las inundaciones y sequías", explicó, tras recordar que las proyecciones indican que éstas serán cada vez más graves.

Un tipo de desastre natural al que no se presta la atención suficiente son las olas de calor por la dificultad de medir su impacto económico y el número de decesos que causan cada año.

"Las olas de calor son un nuevo tipo de desastre climático que se convertirán en un problema de proporciones en países pobres y ricos porque todo ser humano tiene una resistencia térmica limitada", sostuvo Guha.

Agregó que el problema de las olas de calor aún está minimizado, pues una muerte por calor no queda registrada como tal, sino que se atribuye a las complicaciones que causa a nivel respiratorio o cardiovascular.

Tormentas, inundaciones y sismos llevaron a tres países europeos a estar entre los diez primeros lugares por pérdidas económicas: Francia con 48.300 millones de dólares; Alemania con 57.900 millones de dólares, e Italia con 56.600 millones de dólares.