Gobierno de Malasia planea abolir la pena de muerte

Domingo, 14 Oct, 2018

- Luego que el gobierno de Malasia decidió abolir la pena de muerte a más de 1.200 presos en su país, entre ellos el boliviano Víctor Eduardo Parada, que fue arrestado por tráfico de drogas y condenado a morir en la horca, la Cancillería de Bolivia informó que ya tomaron conocimiento del caso.

"El gabinete federal ha resuelto poner fin a la pena de muerte", reveló ministro de Comunicaciones y Multimedia, Gobind Singh Deo, en una conferencia de prensa este jueves, tras participar en un foro de emprendedores empresariales, organizado por el sitio informativo Malaysiakini.

El ministro dijo que se espera que los proyectos para derogar, tanto la Ley de Sedición, como la pena de muerte, se presenten ante el Parlamento en su reunión del lunes próximo, según un reporte de la edición electrónica del diario The Malay Mail.

Malasia castigaba con pena de muerte crímenes como el asesinato, el levantamiento militar, secuestro o el tráfico de drogas.

La australiana María Elvira Pinto Exposito, de 54 años, que fue condenada en apelación en mayo por tráfico de droga, es una de las que figura entre los detenidos que estaban por ser ejecutados.

El gobierno de Malasia optó por abolir esta pena a raíz de la oposición cada vez más grande de la oposición con respecto a la pena de muerte, indicó el ministro.

En la misma línea, Liew Vui Keong, un alto funcionario del gobierno, adelantó que se aplicará una moratoria a las ejecuciones de los condenados, mientras la enmienda para abolir la sanción continúe en análisis.

En abril del año pasado, Amnistía Internacional (AI) clasificó a Malasia en el décimo lugar en el uso de la pena de muerte entre los 23 países que ejecutaron la condenas en 2016, con 35 personas ahorcadas.

La decisión viene en el momento preciso para los chilenos Fernando Candia (30) y Felipe Osiadacz (27), acusados de asesinar a Yusaini Bin Ishah, una mujer trans malasia, después de un confuso incidente en un hotel en Kuala Lumpur.