El despegue fallido de la ‘Soyuz’, visto desde la nave

Viernes, 02 Nov, 2018

El cohete despegó desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, pero poco después sufrió una avería y la cápsula espacial tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia.

Un sensor que quedó "deformado" durante el proceso de ensamblaje del cohete portador Soyuz-FG que lanzó la nave al espacio y que es clave en la separación de la primera y segunda fase causó el fallo del despegue, según ha informado este jueves el responsable de la investigación del accidente. "Excluimos también que el sensor pueda haberse dañado al caer".

El director ejecutivo de Roscosmos, Serguéi Krikaliov, explicó el miércoles que el accidente fue provocado por el fallo del sensor encargado de controlar la separación de los dos primeros pisos de la Soyuz.

La última vez que Rusia abortó el lanzamiento de una capsula tripulada fue en 1983, cuando dos cosmonautas soviéticos salieron despedidos y aterrizaron después de una explosión en la plataforma de lanzamiento.

Skorobogatov explica, por ejemplo, cómo hacer todo el trabajo de ensamblaje, pruebas de competencia y formación adicional, para asegurar este tipo de incidentes no vuelven a repetirse, explica Skorobogatov.

Los dos tripulantes -el ruso Alexéi Ovchinin y el estadounidense Nick Hague- volvieron a la Tierra sanos y salvos. Estaba previsto que los actuales tripulantes del laboratorio orbital _ Serena Aunon-Chancellor, de la NASA; el ruso Sergei Prokopyev y el alemán Alexander Gerst _ regresasen a la Tierra en diciembre tras una misión de seis meses, pero tendrán que quedarse al menos una o dos semanas más para garantizar que el traslado va bien antes de que lleguen los nuevos habitantes a principios de diciembre.

Actualmente, estas son las rusas en el único medio de enviar personas a la estación espacial de los Estados Unidos retirase su flota de transbordadores. Moscú tenía un punto de perder el monopolio con la llegada de las cápsulas tripuladas Dragon, de SpaceX, y Starliner, de Boeing.