Hallan restos de una nueva especie de dinosaurio herbívoro

Domingo, 04 Nov, 2018

Y su hallazgo, publicado en la revista especializada Acta Palaeontologica Polonica, fue dado a conocer por la Agencia Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTyS) de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLAM).

Se trata de un dinosaurio herbívoro, gigante y de cuello largo que engrosa la extensa familia de habitantes prehistóricos de esta tierra austral. En la investigación trabajaron paleontólogos argentinos y españoles quienes descubrieron en Neuquén los restos óseos de tres ejemplares de esta especie que habitó esta nación hace millones de años atrás. El cráneo de la criatura está prácticamente completo, precisó el investigador, tras significar que encontraron el hocico, las mandíbulas, gran cantidad de dientes, y de huesos que definen la órbita de los ojos.

El equipo científico determinó que los primeros restos son de un ejemplar adulto de una altura de 12 metros aproximadamente, mientras que los otros dos son crías de seis y siete metros cada una.

Se trata de un herbívoro rebaquisáurido del grupo de los saurópodos, aquellos cuadrúpedos herbívoros de cuello y cola larga entre los cuales existieron especies gigantescas que pesaban más de 70 toneladas y otras enanas que no superaban los 10 metros de longitud al alcanzar la adultez, y que vivieron desde el Triásico Superior hasta el Cretácico Superior.

A partir de la observación de una faceta de desgaste en sus dientes, los autores del estudio del Lavocatisaurus infieren que este dinosaurio tenía una especie de cubierta queratinosa en la parte inferior del cráneo con la cual probablemente raspaba el lado interno de los dientes superiores cada vez que quería cortar las ramas para alimentarse.

Los paleontólogos presumen que los ejemplares se desplazaban en grupo y que murieron juntos. El increíble hallazgo sucedió en la provicnia de Neuquén.

El lugar del hallazgo resulta inusual pues en esa época era una zona desértica, con lagunas esporádicas.

El hallazgo fue realizado por el director del Museo Olsacher de Zapala, Alberto Garrido, junto a Leonardo Salgado de la Universidad Nacional de Río Negro, José Luis Carballido del Museo paleontológico Egidio Feruglio de Trelew (ambos del Conicet) y José Ignacio Canudo de la Universidad de Zaragoza.

"Si bien se estima que este grupo de saurópodos podría haber estado adaptado para moverse en ambientes más bien áridos, de vegetación baja, con poca humedad y poca agua, es un ambiente en el que uno no estaría buscando fósiles", comentó Carballido. "El cráneo del Lavocatisaurus es bastante distinto, más basal y con características más primitivas", concluyó Canudo.